Weekly News

'Ya no me gusta la Navidad'

24 de diciembre de 2009.

Alejandra Guzmán añora las Navidades de la infancia; donde el regalo no era lo más importante, no todas las Navidades son de ensueño, dice Alejandra Guzmán, con un dejo de melancolía.

La cantante ya no disfruta tanto celebrarlas porque le entra la nostalgia por los años de infancia, cuando había grandes banquetes en la casa Guzmán-Pinal, ubicada en el Pedregal.

"Ya no me gusta la Navidad tanto como antes. Ahora me la paso padre, siento que la veo más material, siempre ha sido así, pero hoy como que se nota más. La gente se preocupa más por las marcas, el volumen del regalo, el costo, y antes no era sí.

"Es una tradición en la que convivo más con mi madre, con mi familia; me he unido más. Ese día lo espero para departir, porque ahora sí los extraño, los busco y ya, los veo", comenta Guzmán.

A la sesión de fotos llega de muy buen humor y con la intención de divertirse y lucir espectacular para sus fans.

Entre todos sus acompañantes destaca uno, muy silencioso, que la busca con la mirada cuando ella se concentra en la cámara, en la conversación o en el teléfono. Es Petit, un perrito chihuahua con el que lleva cinco años y que, en casi dos horas de sesión, no soltó un solo ladrido.

"Es de lo más tranquilo, nada que ver con su dueña. Ojalá todos fuéramos así", dice entre risas la cantautora de 41 años.

EL TIEMPO CAMBIA

En la conversación, directa y precisa como suele ser, Alejandra recuerda su época de niñez como la predilecta para los festejos decembrinos.

"Antes, las Navidades las pasaba muy divertida. En mi casa siempre hubo mucha gente, había muchos invitados; bailábamos, es más, montábamos la pastorela, siempre ponía a Stephanie (Salas) de Virgen (María), a Luis Enrique de San José y tenía un eunuco que era Jesús. Me encantaba. Yo era 'El Ángel de la Guarda'.

"Una vez, con mis zapatillas de ballet, yo muy bailarina, hice un paso y que me caigo encima del árbol, tiré todos los regalos. Ese espíritu navideño ya no es el mismo desde que murió Viri, la abuela; desde que se empezó a ir mucha gente que estaba en la mesa".

Para esta Nochebuena, cuenta Alejandra, visitará primero la casa de su padre, Enrique; luego irá a la de su madre, Silvia; y después, a la suya, con su hija Frida Sofía.

"Ahora siento a la Navidad como un día más. Me encanta el pavo, el bacalao. Ahora mi mamá cocina, lo que no hacía antes, y le queda delicioso".

Para adornar su casa, este año no compró más que luces y esferas, y unas ramas llevarán el rol de árbol.

"No me gusta usar árboles naturales; mandar cortar un árbol es lo peor. Le cuelgo esferas al candelabro, no sé; el chiste es que no se vea pelón, pero los árboles naturales no".

Ansía el 2010

Alejandra Guzmán dice que no recordará el 2009 como un buen año porque fue a dar hasta el quirófano para que le removieran unos implantes que se puso en los glúteos y que la llevaron a un estado delicadísimo de salud.

"Ya quiero que se acabe, fue un año fuertísimo. Las cosas están difíciles, a la gente se le nota. Hubo crisis, yo me di cuenta el 15 de septiembre, la gente no estaba tan contenta en los desfiles. Ha sido un año muy difícil para todos.

Inolvidable La Guzmán no olvida sus mejores obsequios.

⇒ Amante de las muñecas, los dulces y los patines, Ale menciona los accesorios de Barbie y mueblería para Ken como sus juguetes favoritos cuando era niña.

⇒ El mejor regalo que recibió fue una maleta de Snoopy. Tenía una casa de muñecas, que era un clóset. "Cada cubo era un cuarto diferente; tenía desde discoteca, dos baños, regadera, jacuzzi, el cuarto de bebé, el del matrimonio; entonces, me regalaban algo para mi casita y yo era muy feliz".

⇒ Porque le gusta consentirse, este año Alejandra sí tiene regalos para ella; "quiero unos patines nuevos, un galán nuevo, mucha salud. Me quiero regalar salud, consentirme. Es lo que más me importa".



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles