Weekly News

John Cusack, el nuevo héroe de la pantalla grande

30 de diciembre de 2009.

La actuación de John Cusack en "2012", es muy física e intensa. Salta a la vista el compromiso con el que vive cada papel.

¿Se considera John Cusack un actor temperamental? "No", responde secamente el actor mientras bebe un sorbo de capuchino y calla, esperando de su interlocutor una nueva pregunta. La anterior ya está contestada.

Le resulta suficiente y satisfactorio entregar apenas un monosílabo como respuesta. Pero no hay en él, como suele ocurrir con frecuencia entre los divos de Hollywood, expresión alguna de arrogancia o pretendida superioridad.

Cusack es más amable y profesional que simpático o expresivo a la hora de las entrevistas. Y mucho más alto de lo que podría imaginarse a simple vista quien lo haya visto en alguna de las muchas películas que lo convirtieron en uno de los actores más interesantes de su generación.

El papel protagónico que desempeña en "2012", un éxito mundial de taquilla, aparece a simple vista como algo atípico en la carrera de un actor acostumbrado a correr riesgos y no prestarse con docilidad a las apuestas más seguras y ligeras de Hollywood.

LAS RAZONES Durante un soleado mediodía de Beverly Hills, Cusack no da demasiadas vueltas para explicarlo. Y demora todavía menos -apenas otro par de lacónicas respuestas- para demostrar por qué no hay diferencias en el gesto entre la persona de carne y hueso y el actor acostumbrado a representar en la pantalla al hombre común que casi distraídamente se convierte en héroe a la fuerza.

"¿Por qué acepté este papel? Porque me lo ofrecieron", explica sin vueltas, pero un poco incómodo por la sorpresa que pueda depararle a muchos el hecho de verlo actuar en este filme.

"Me gustan esta clase de proyectos, grandes y ambiciosos. Uno la puede pasar muy bien, y de hecho ocurrió así. Realmente me gustó el guión y además la gente que me representa dijo que los autores de la película son personas de una gran reputación.

"Además, Roland Emmerich es una persona muy inteligente. Eso sí, todavía no me explico por qué no le ofrecieron este papel a Tom Cruise", señala en uno de los pocos momentos en los que se permite abiertamente alguna broma.

Cusack tampoco cree en la necesidad de aclarar con detalle cómo un actor que acaba de participar en dos de las películas más críticas de la participación bélica de Estados Unidos en la guerra de Irak (el drama Ella se Fue y la sátira War, Inc.) acaba de involucrarse en una película como 2012, donde su personaje -Jackson Curtis, un escritor frustrado que sobrevive como conductor de limusinas- se transforma en un virtual héroe de acción para salvar a su familia en medio de un cataclismo que acaba con el planeta.

COMPROMISOS "Hacer una película de acción es llevar adelante un compromiso similar a cualquier otro género. Hay un set, hay actores compartiendo el momento y sobre todo, hay imaginación de por medio. Es cierto que en una película de acción también hay gente que te ayuda para que te pongas en forma y puedas resistir las exigencias. Pero se trata apenas de un matiz", afirma Cusack.

JOHN CUSACK Actor

Más vale prevenir

A juicio del actor, 2012 no es un filme que pone expresamente el acento sobre los peligros ecológicos que pueden abrirle eventualmente una puerta a la destrucción natural del planeta.

"En realidad, lo más interesante de 2012 es que habla sobre cómo es posible reaccionar frente a un desastre y qué diferente puede llegar a ser la actitud y el comportamiento en cada caso. Es posible que el cambio climático esté fuera de control, pero no me parece que sea el principal objetivo de esta película".



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles