Weekly News

Castigará Irak a guardias de EU acusados de matar a 17

4 de enero de 2010.

El primer ministro iraquí prometió el lunes que buscará castigo para los guardias de la contratista estadounidense Blackwater acusados de matar a 17 personas en una activa intersección de Bagdad después que las cortes norteamericanas desecharon el caso, en una decisión que enfureció a muchos iraquíes.

Las declaraciones de Nuri al-Maliki fueron su primera reacción pública desde que un juez estadounidense desestimó el caso la semana pasada contra los cinco guardias de Blackwater.

Los empleados fueron acusados de un ataque no provocado que acabó con la vida de 17 personas el 16 de septiembre de 2007. Los asesinatos provocaron que aumentara el sentimiento antiestadounidense y propagaron el concepto de que los contratistas están por encima de la ley.

"Hemos hecho lo necesario para proteger a nuestros ciudadanos y castigar a aquellos que cometieron el crimen y hemos formado comités e interpuesto una demanda contra la firma de seguridad Blackwater, en Estados Unidos e Irak. No abandonaremos nuestro derecho a castigar esta firma", dijo al-Maliki.

El primer ministro habló durante una visita a la ciudad de Nayaf, en el sur del país, para reunirse con el gran ayatolá Ali al-Sistani, considerado el clérigo chií más influyente del país.

Blackwater había sido contratada por el Departamento de Estado para proteger a diplomáticos estadounidenses en el país de Oriente Medio.

Los guardias de la firma han alegado que fueron atacados pero la fiscalía estadounidense y muchos iraquíes aseguran que los empleados de la empresa fueron quienes empezaron a disparar con ametralladoras y a lanzar granadas a los civiles.

El caso fue motivo de desavenencias entre el gobierno estadounidense y el de Irak, el cual fue percibido como débil a la hora de proteger a su gente frente a la enorme cantidad de contratistas de seguridad privada que llegaron al país desde que empezó la guerra.

Cinco guardias de la compañía fueron acusados de homicidio involuntario e infracciones relacionadas con armas. Los cargos acarreaban consigo sentencias de 30 años de prisión obligatorios, pero un juez desechó todos ellos el viernes.

Un decena de iraquíes han interpuesto una demanda aparte acusando a los empleados de Blackwater de organizar asesinatos indiscriminados.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles