Weekly News

Era experto en energía nuclear profesor muerto en Irán

12 de enero de 2010.

Un profesor universitario iraní, experto en energía nuclear, murió hoy al estallar un artefacto frente a su domicilio en el norte de Teherán, informó la televisión estatal por satélite PressTV.

El docente, identificado como Masud Mohammadi y adscrito a la Universidad de Teherán, fue víctima de un atentado con una motocicleta bomba accionada al parecer por mando a distancia en el barrio septentrional de Qeytariyeh, agregó la fuente sin facilitar más detalles.

Poco después de conocerse la noticia, el fiscal general de Teherán, Abas Yafari Dolatabadi, confirmó el ataque y describió a la víctima como "experto en energía nuclear".

"Una moto aparcada junto a su automóvil explotó esta mañana cuando el profesor se disponía a subir al vehículo", explicó

"Su cadáver ha sido trasladado a la oficina del forense... Se ha abierto una investigación para hallar a los culpables y conocer los motivos", agregó Dolatabadi, a quien citó la agencia de noticias local Isna.

Por su parte, las televisiones oficiales en persa y árabe describieron el atentado como una "acción terrorista" y culparon de la misma a "grupos contrarios a la Revolución".

Según el boletín de la televisión estatal, Masud Mohammadi era un profesor de la Revolución, muerto mártir en un atentado perpetrado por elementos antirevolucionarios y agentes de la opresión mundial.

La cadena oficial en árabe Al Alam fue más precisa y, citando fuentes "bien informadas" pero no identificadas, sugirió que el ataque podría ser obra del movimiento de oposición en el exilio Muyahidin Jalq, que el régimen iraní considera terrorista.

Es el primer atentado de estas características del que se tiene noticia en Teherán desde que el pasado 13 de junio estallara la crisis política y social que divide al país.

En aquella fecha, cientos de miles de personas salieron a las calles del país para protestar por la reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad, que la oposición considera fruto de un "fraude masivo".

Desde entonces, las movilizaciones se han repetido a lo largo del país pese a la acción represiva de las Fuerzas de Seguridad y el encarcelamiento de miles de personas, muchas de ellas responsables de la oposición.

La crisis se agravó el pasado 27 de diciembre, día sagrado de Ashura, jornada en la que las protestas se volvieron a teñir de sangre con la muerte de al menos ocho personas, según cifras oficiales.

Además, en los días siguientes fueron arrestados más de un centenar de activistas de la oposición, periodistas y estudiantes universitarios.

El régimen iraní ha acusado a países como Estados Unidos y el Reino Unido de fomentar los disturbios y asegura que en los mismos participan miembros del movimiento opositor en el exilio, Muyahidin Jalq, que Teherán considera terrorista.

Las universidades se han convertido en los últimos meses en uno de los escenarios del pulso político y social que divide el régimen iraní.

A la supuesta purga de docentes afines a la oposición se une las protestas de los estudiantes y el boicot a clases y exámenes en las distintas ciudades del país.

Grupos universitarios ligados a la oposición han denunciado, por su parte, que en el campus se han introducido elementos de las milicias islámica o Basij, que han sido claves en la represión de las protestas que se suceden en el país desde hace seis meses.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles