Weekly News

La opinión de:
Edna Lorena
* SUCESIÓN ESTATAL

13 de enero de 2010.

Se ha hecho oficial el registro de los precandidatos de los dos partidos mayoritarios para la sucesión en la gubernatura de nuestro estado, y más que el mero trámite que en muchas elecciones es este punto, en nuestro caso estamos ante un claro diagnóstico del rumbo que seguirán estas dos fuerzas políticas en la batalla por el gobierno chihuahuense. Los caminos son enteramente divergentes:

- De un lado, el registro de César Duarte como candidato único, sin competidores, por parte del PRI, tiene una connotación muy fuerte de unidad, al punto de parecer una visión retrógrada del manejo del poder, pero sin duda inspirada en la estrategia electoral de la fortaleza, que se propone trasladar a nuestro territorio la aplanadora de la probada maquinaria electoral priísta, para mantener en el poder al escudo tricolor. De Duarte, ex presidente de la Cámara de Diputados, se dice que viene con el apoyo de todas las fuerzas federales de su partido, capitalizando todo el tiempo de precampaña con esta estrategia de unidad, no precisamente surgida de grandes acuerdos, sino más parecida a medidas de control centralista que hacen de la imposición una estrategia.

- Del otro lado, tenemos a un PAN que viene de una alicaída participación electoral el año pasado, y con el lastre de las grandes complicaciones que vive el Gobierno Federal al que representan. Este partido registra a tres precandidatos a la gubernatura, que iniciarán actividades en estos días: Carlos Borruel, alcalde con licencia de nuestra capital, Pablo Cuarón, empresario juarense con un importante perfil ciudadano, muy cercano a las organizaciones de la sociedad civil, y Clary Jones. El pretendido mensaje del PAN es la diversidad, y con la idea de hacer un proceso abierto a la ciudadanía, afianzar la idea de democracia interna; sin embargo, tal parece que las cosas se han dado de tal modo que se avizora un fuerte divisionismo que más que contribuir a las posibilidades electorales del blanquiazul, las debilita.

Más allá de estas consideraciones, lo cierto es que esta precampaña es una anticipación clara de lo que será la contienda por el gobierno del estado, y más aún, por cuál es la situación por la que atraviesan las dos fuerzas políticas mayoritarias, la notoria divergencia que hay en cómo enfrentarán el proceso de sucesión en el gobierno de nuestro estado, y que esperamos sea motor de una gran competencia electoral que nutra de propuestas y proyectos de gobierno que es lo que más urge en un estado como el nuestro que enfrenta tan complejas y tan graves situaciones.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es [email protected] para sus comentarios. Gracias.

Cd. Juárez, Chihuahua 13 de Enero de 2010



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles