Weekly News

Clama Haití por comida

17 de enero de 2010.

Aunque las provisiones y alimentos ya llegaron a suelo caribeño, éstos no se han podido distribuir a la mayoría de los haitianos, debido a que no hay combustible para llevárselos y los saqueos ya comenzaron en el país caribeño.

El desorden crece: ayer volvió a temblar, 50 personas fueron arrestadas por saqueos, sólo la mitad de la Policía trabaja y según autoridades entre 40 mil y 50 mil cadáveres han sido depositados en fosas comunes.

A esta situación, se suma que el país carece de estructuras gubernamentales o políticas en las que la Organización de las Naciones Unidas se puedan apoyar para coordinar la ayuda y las labores de rescate.

A su vez, la portavoz de la Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de Naciones Unidas, Elisabeth Byrs, describió la situación en Haití tras el sismo del martes como "la peor catástrofe a la que se han enfrentado las Naciones Unidas".

Debido a que no se puede llevar comida a la gente, las imágenes en las calles del Centro de Haití, son de rapiña, saqueos y violencia.

Grupos de hombres con bats de beisbol y machetes guardan sus bienes y propiedades.

Los saqueadores se centraron en varias cuadras de almacenes y bodegas de la avenida Dessalines, de los que se llevaron sacos de arroz, legumbres y todo lo que encontraron a su paso.

Un integrante del cuerpo de rescate de Costa Rica expresó con escepticismo: "A la gente ya no le está importando el rescate de cuerpos, lo que quiere es comida".

TEMEN EPIDEMIA, BUSCAN SOLUCIÓN El ministro de Sanidad haitiano, Alex Larsen, aseguró que han sido encontrados "algo más de 25,000" muertos, la mayor parte de los cuales ha ido a parar a fosas comunes, donde son cubiertos con cal y con tierra.

Ante críticas por una supuesta intención del Gobierno de quemar los cuerpos, Larsen no lo descartó.

Por su parte, su colega de Interior, Antoine Bien-Aimé, dijo que serían 100,000 los fallecidos, 70,000 de ellos en Puerto Príncipe.

"En el momento en que empecemos a derruir las casas dañadas, la atmósfera será irrespirable, porque aparecerán nuevos cadáveres", advirtió Larsen.

A esto se suma, apuntó Bien-Aimé, que en la capital haitiana deambulan unas 600,000 personas que se quedaron sin techo por la "catástrofe histórica" y "la peor situación a la que ha debido hacer frente la ONU", tal como aseveró ayer Byrs.

Sin agua, sin comida y sin baños, cada cual se las ingenia para salir adelante cada día, muchos de ellos recurriendo a los campamentos que se han improvisado.

Para evitar que los riesgos de epidemias y enfermedades sigan creciendo, Bien-Aimé confirmó que su país planea evacuaciones masivas.

600 MIL Personas deambulan por la capital de Haití en busca de comida.

100 MIL Podría ser la cifra total de las víctimas mortales en Haití.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles