Weekly News

2010 será un año de recuperación para la industria de la vivienda en México: BBVA

21 de enero de 2010.

La caída en la industria de la construcción, 7.5% al tercer trimestre, aunque significativa, resultó más baja que la de la economía en su conjunto (8.1%), lo cual marca una diferencia importante respecto a la referencia histórica, cuando este sector absorbía una buena parte de la contracción en la actividad.

Así por ejemplo, tomando los periodos recesivos de 1930 a la fecha, mientras que la caída en el PIB promedió 2.8%, la contracción en la industria de la construcción cayó 11.1%. Con base en ello, puede argumentarse que en esta ocasión la contracción en el sector de la construcción moderó su comportamiento procíclico que lo había caracterizado históricamente.

Esto refleja mejores soportes para enfrentar las crisis, tanto por la parte de los fundamentos macroeconómicos como de las condiciones generales del propio sector. Entre los primeros destaca la estabilidad macroeconómica, el control de la inflación, menores tasas de interés, así como un menor impacto en el empleo respecto a ciclos previos de caída.

Por la parte de los soportes del sector destaca el impulso a los programas de vivienda por parte del sector público, los créditos hipotecarios a tasas de interés fijas y de largo plazo, y los seguros de desempleo, entre otros.

En 2009, la crisis económica interrumpió la expansión de la industria de la vivienda.

Las ventas de vivienda alcanzaron su nivel máximo en 2008, con cerca de 640 mil créditos individuales colocados en el mercado; durante 2009 la contracción del mercado fue del orden de 12%. Sin embargo, lo más difícil se registró al inicio del año, y hay ya diversas señales que apuntan a una recuperación gradual de la industria.

Los indicadores sobre el tiempo de desplazamiento de los proyectos de vivienda son un termómetro del sector. En los segmentos de bajo valor hay una relativa estabilidad, reflejando el impulso de los programas de apoyo por parte del gobierno para mantener las ventas; en los de mayor valor en cambio, las señales apuntan hacia cierta cautela en algunos segmentos y un gradual retorno a la confianza en otros.

Pese a que las condiciones son más favorables, en 2010 la industria de la construcción aún enfrentará importantes retos. La debilidad de la demanda y las dificultades en el ámbito financiero durante 2008 y 2009 se combinaron para frenar el ritmo de construcción de vivienda. Ya en 2009 la escasez de vivienda fue el factor que impidió el cumplimiento de las metas de financiamiento para el sector, y el reto en 2010 será evitar que ello ocurra nuevamente.

Durante 2008-09 la industria de la vivienda ha debido enfrentar ajustes importantes.

Entre los efectos negativos o saldos de la crisis en 2009 destaca un menor número de constructores de vivienda y un mayor nivel de concentración de la industria.

Algunos de los ajustes eran necesarios, luego de un largo periodo de crecimiento acelerado, donde hubo falta de control y algunos excesos. Incluso, los ajustes podrían ser benéficos en una perspectiva de mediano plazo, si los agentes aprenden las lecciones de esta crisis y se avanza hacia una industria más profesional y mejor capitalizada.

Los cambios que deberán observarse al interior de la industria incluyen a todos los participantes. Abarcan por ejemplo, una mayor transparencia y agilidad en los trámites y procesos jurídicos relacionados con el mercado de suelo; una mejor planeación de los proyectos inmobiliarios por parte de los constructores, con productos adecuados a las preferencias y necesidades del mercado, y; mecanismos de financiamiento más adecuados.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles