Weekly News

Sí al súper Slim

25 de enero de 2010.

A contrapelo de los augurios de los analistas y la presión de la competencia, hasta hoy el consenso entre el pleno de la Comisión Federal de Competencia apunta a avalar la concentración entre los grupos de telefonía a nivel nacional y hemisférica del magnate Carlos Slim.

Estamos hablando de América Móvil, la matriz de la operación de las firmas de telefonía celular en el continente; de Teléfonos de México y de Telmex Internacional. Aunque la solicitud formal no ha sido planteada aún por las firmas, la discusión apunta a que la alternativa tendría más puntos buenos que malos de cara a la competencia, al aprovecharse las sinergias... sin que se encubra o disfrace su posición hegemónica.

Dicho con todas las letras, el coloso resultante seguiría en la mira con todos sus tentáculos.

La paradoja del caso es que lo que en el papel pareciera la gran noticia para el empresario, al que se le cargan todos los pecados de freno a la competencia, en la práctica no lo es tanto, dado que de prosperar el escenario el dictamen hablaría de que, a fin de cuentas, se trata de firmas del mismo grupo que operan bajo una sola directriz.

Durante años las compañías han alardeado de autonomía en la operación de cada una de ellas, además de diferente composición accionaria, lo que las ubicaría incluso en posición de competencia. De acuerdo con la información bursátil entregada en su calidad de emisora, aunque la familia Slim mantiene 82% del capital en Telecom, la firma que mantiene el paquete de control de Teléfonos de México, en el caso de Telmex Internacional, llega sólo a 60.3.

La tormenta, como usted sabe, la desató una oferta de intercambio de acciones de América Móvil por las de Telecom, cuya razón social completa es Carso Global Telecom.

Los poseedores de estas últimas recibirían 2.6474 títulos de América Móvil por cada acción de Telecom.

En paralelo, América Móvil planteó la posibilidad para los accionistas de Telmex Internacional de intercambio o compra de papeles que no mantenga bajo su férula Telecom.

En este caso el canje sería a razón de 0.372 papeles de la convocante por cada acción, o 11.66 pesos para quien quiera liquidez.

Las acciones de Telecom o de Telmex Internacional se deslistarían de las bolsas de valores en que operan.

El anuncio provocó la ira de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable, que calificó la alternativa como la fusión de dos monopolios en México, el de telefonía fija y el de móvil.

El organismo empresarial, a cuyo presidente, Alejandro Puente, se le liga al interés de Televisa, incluso, calificó de cártel de las telecomunicaciones al resultante, exigiendo que la Comisión Federal de Competencia impida o por lo menos ataje por lo pronto la fusión, calificando de "aberrante" lo contrario.

La Canitec recuerda, de pasadita, las declaraciones de dominancia en cuatro mercados que hasta hoy ha emitido la dependencia encabezada por Eduardo Pérez Motta, además de los amparos de Teléfonos de México, para impedir la vigencia del Plan Técnico Fundamental de Interconexión e Interoperabilidad y la consolidación de áreas de servicio local, es decir el reducir el espectro para cobros de larga distancia.

La bolita, empero, está del lado de la Comisión Federal de Telecomunicaciones, a la cual culpa Telmex de favorecer a la competencia, más que a los consumidores, con el nuevo esquema.

Por lo pronto, se calcula que transcurriría aún un año para hacerse efectiva la concentración que para el grupo Slim le permitiría una competencia más intensa con su rival más enconado en telefonía fija y móvil en América Latina y el Caribe: la Telefónica de España. La opción habla de ofrecer paquetes conjuntos para telefonía móvil y fija, y en algunos países hasta cuádruple play, es decir en paralelo internet y video.

Hasta hoy la pelea la gana por estrecho margen esta última.

América Móvil, la firma que subsistiría, cuenta con 194.3 millones de usuarios en telefonía celular y 3.8 millones en la fija.

La polémica seguirá caliente.

Ahora resulta que la concentración entre Aeroméxico y Mexicana de Aviación, que según el aserto de su titular, Juan Molinar Horcasitas, podría avalar la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, sería sólo de sus matrices.

Dicho con todas las letras, sus filiales, es decir Aeroméxico Connect y Click a la cabeza, seguirán peleando por separado en el mercado interno.

La línea aérea fuerte que llevaría la insignia del país tendría solo cauce hacia el mercado internacional... donde la competencia está más que intensa.

La paradoja del caso es que se está diseñando desde un escritorio oficial el programa de negocios de dos empresas que operan como privadas.

Ahora que algunos juran que las declaraciones de Molinar fueron una simple ocurrencia para llenar el tema durante el Día de la Aviación.

Por lo pronto, chascarrillo o no, la Comisión Federal de Competencia prepara una opinión contraria a la alternativa que provocaría la creación de otro monopolio.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles