Weekly News

La opinión de:
Sergio Armendáriz
* Infame reclutamiento

1 de febrero de 2010.

Se llama Junta Municipal de Reclutamiento Chihuahua. Es un local ubicado sobre la calles Chihuahua y Porfirio Díaz de la colonia Melchor Ocampo, aquí en Ciudad Juárez, de modesta y sobria apariencia, sin embargo, con un costado tenebroso, maloliente, efectivamente repugnante. Es el típico ejemplo de la inepta planeación de una administración municipal que se permite la infamia de no emplear fondos federales concedidos hasta por 14 millones de pesos, mientras que las necesidades de inversión en infraestructura social y de servicios es apremiante. En el caso específico del local donde trabaja la referida Junta de Reclutamiento, se cristaliza el desprecio social profundo que la autoridad política, en esta circunstancia municipal, refleja por un escenario de demanda juvenil en tesitura de compromiso cívico.

El trámite inicial de obtención de cartilla, también reconocido como el cumplimiento del servicio militar obligatorio para los jóvenes que están en el umbral de la mayoría de edad, es inhibido por el sitio en el cual deben iniciar el mencionado trámite. Empezando por la hora para obtener lugar, previa a la entrega de cierta documentación, que es la de las 5 de la mañana, la línea o cola a realizar es realmente tormentosa por las condiciones de podredumbre que caracterizan al lugar en cuestión, mejor dicho por la putrefacción de residuos de basura de diversa índole que contaminan un espacio que por su misma formalidad, por el símbolo que representa, debiera ser y lucir de muy otro modo. Agregando una total ausencia de vigilancia del terreno contaminado.

Más aún, hoy que Ciudad Juárez se viste de verde olivo y de otros colores fuertes con identidad castrense, en coordinación de manutención logística con la administración que encabeza todavía José Reyes Ferriz, debiera notarse un especial escrúpulo en cuidar formas, actividades y símbolos que hacen actualmente de esta sufrida ciudad un territorio marcial con aroma pleno de disciplina militar. Me parece penoso y a la vez comprometedor, que las autoridades municipales obligatoriamente implicadas tengan a bien atender con tan lesivo desparpajo a los cientos o miles de jóvenes que se acercan a la apertura del trámite correspondiente. Sin duda, es una pésima y vergonzante primera impresión, con las consecuencias indeseables previsibles.

Por otro lado, se publicita como un producto extraordinario de gestión social, la próxima realización de una llamada “megaquinceañera”, evento que supuestamente llevará alegría y no sé si también cierta ración de justicia social, a las jóvenes en la edad respectiva y en condición de pobreza, que en la lógica del gobierno municipal actual, habitan y desviven en la pena por celebrar en pachanga el advenimiento de las lindas 15 primaveras. Simple populismo de bolsillo en cierre de administración; una vez más y con claridad meridiana, se manifiesta la incapacidad para entender prioridades en el manejo de recursos públicos, consumidos en la impunidad de la discreción clientelista.

Resulta sorprendente hasta la náusea carcajeante del absurdo, solamente observar la forma, los propósitos y las consecuencias de un actuar administrativo devorado por la idiotez electorera. Por eso, es indispensable que el ciudadano no se deje seducir por la rancia melodía de las campañas; nadie en condición inteligente, pide a los gobiernos la expresión de un “asistencialismo populista romántico”.

Es mejor que se dediquen a atender autoridades y pretendidos candidatos, la buena marcha del cumplimiento de un trascendente deber patriótico, como de hecho lo es el ejercicio del servicio militar obligatorio, sobre todo en tiempos turbulentos de guerra contra el crimen organizado y no tan organizado. Insisto, es necesario que visualicen un dilema simple de atención pública, es decir, o solucionan el infame reclutamiento o se degradan todavía más cobijando un populismo de bolsillo, hoy con rostro de asistencialismo romántico, adolescente. Es vital formar a la opinión pública de todo México, en un espíritu de desprecio informado sobre la clase política glotona que en actitud parasitaria, pretende burlarse infinitamente de la sufrida identidad cívica del pueblo. De hecho, hasta la fecha, el verdadero reclutamiento infame es el que aplica sobre sí misma la clase política mafiosa.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles