Weekly News

Mueren peregrinos tras atentado en Iraq

3 de febrero de 2010.

Al menos 23 personas murieron y 116 más resultaron heridas por un atentado explosivo contra la comunidad chiita iraquí en la ciudad santa de Kerbala, dos días después de que 41 peregrinos fallecieran en un ataque similar en Bagdad.

El nuevo atentado fue perpetrado por un atacante suicida que, a bordo de un motocicleta, se ubicó en medio de cientos de personas que participaban en el peregrinaje anual a Kerbala para participar en las festividad de Arbaeen, informó la agencia informativa Aswat al Iraq.

Como cada año, la comunidad chiita iraquí acude a Kerbala, flagelándose el pecho y golpeándose la cabeza, para marcar el final de los 40 días de luto por la muerte del nieto del profeta Mahoma, el imán Hussein, en el año 680.

La policía de Kerbala, ubicada a unos 80 kilómetros al sur de la capital, informó que la explosión se registró a la entrada de la ciudad, en la carretera que conduce a la ciudad de Hila, donde transitaban a pie cientos de fieles.

El Departamento de Salud local confirmó la muerte de 23 personas, entre ellas dos niños y una mujer, y el traslado de al menos 116 lesionados, entre ellos varios menores, a los hospitales de Al-Husseini, Al-Nessaiya y Al-Hindiya.

'Algunos heridos están siendo trasladados a hospitales de la ciudad de Nayaf (a unos 72 kilómetros de distancia) por la gravedad de las heridas', según un responsable de la dependencia.

El atentado se registró pese a las medidas que adoptó el gobierno iraquí para garantizar la seguridad de los peregrinos, entre ellas el despliegue de más de 30 mil policías y miembros de las fuerzas del orden en los alrededores y dentro de Kerbala.

"Desafortunadamente, el sistema de seguridad en el lugar no logró detener el feroz ataque de los terroristas', afirmó Saad al-Muttalibi, asesor del Consejo de Ministros iraquí en declaraciones a la cadena árabe Al Yazira.

La peregrinación anual a Kerbala, que durante el régimen de Saddam Hussein estuvo prohibida, ha sido blanco en años anteriores de atentados similares, atribuidos a musulmanes sunitas extremistas, contrarios a las festividades de la comunidad chiita.

La explosión de una bomba en el distrito de Mansur, al oeste de Bagdad, provocó esta mañana la muerte de un peregrino y heridas a dos chiitas que se dirigían a Kerbala, mientras que el lunes pasado 41 personas murieron y 106 resultaron heridas por un atentado suicida.

El atentado del lunes, perpetrado por una mujer que se inmoló en medio de decenas de chiitas que se detuvieron en un tienda de campaña para tomar agua o alimentos en su camino a la ciudad santa, es atribuido por el gobierno a los partidarios del fallecido Saddam Hussein.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles