Weekly News

Afecta a cosechas el cambio climático

4 de febrero de 2010.

Las sequías prolongadas, las bajas temperaturas o el exceso de lluvia han impactado la producción agrícola del país, revelan datos oficiales.

En el último año, la superficie siniestrada del sorgo fue de 20 mil hectáreas; en trigo, 11 mil 500; en frijol, 3 mil y en cártamo 22 mil hectáreas, estas cifras significan alzas de hasta 20 por ciento en el promedio de tierras en estas condiciones y el principal factor de las pérdidas fueron los cambios de clima, según datos de la Secretaría de Agricultura.

En el maíz, la producción del año pasado fue 10 por ciento menor por la falta de lluvias en el verano, afectando los ingresos de los productores.

Los datos de la dependencia reportan que el año pasado se registraron 39 mil 700 hectáreas siniestradas, principalmente en Sinaloa, Veracruz, Chiapas y Tamaulipas, esto significa una producción 10 por ciento menor a la de 2008.

Carlos Salazar, secretario técnico de la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México (CNPAMM), explicó que es necesario que el país cuente con tecnología en semillas y sistemas de riego, porque la gran mayoría de los productores depende de las lluvias.

Agregó que la producción en el campo es riesgosa por sí misma, ya que depende en gran medida de los efectos de la naturaleza, pero con la presencia del cambio climático esta situación se incrementa aún más.

"El nivel de riesgo determina el financiamiento y el aseguramiento de la cosecha; para nosotros aparte del riesgo natural del cultivo hay que agregar el elemento del cambio climático que provoca el secado de grano o inundaciones de las plantas, más las plagas, vientos excesivos, granizadas; hay muchos elementos que afectan con el cambio de clima", explicó.

En la caña, Carlos Blackaller, líder de la Unión Nacional de Cañeros, detalló que con el cambio de clima el rendimiento del cultivo es menor, pues o hacen falta las lluvias o hay inundaciones, lo que deriva en una menor producción de azúcar.

Por esta razón, la producción del endulzante bajará 7.5 por ciento, es decir sólo se obtendrán 4.9 millones de toneladas, cuando la demanda del mercado es de 5 millones y se requiere un millón más para hacer un inventario, por lo que se deberá recurrir a las importaciones.

"Hay menos lluvia y luego hay inundaciones y eso hace que el rendimiento de la caña sea menor; hoy nos encontramos con rendimientos que se tenían hace 60 años; antes teníamos 80 toneladas de caña por hectárea y ahora tenemos 64, se acabó el rendimiento y no se ha impulsado", dijo el líder.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles