Weekly News

Aumenta frustración en Haití por falta de coordinación en ayuda

4 de febrero de 2010.

La frustración comienza a adueñarse de Puerto Príncipe a medida que pasan los días y la distribución de comida y suministros continúa siendo deficiente, algo en lo que coinciden tanto el Gobierno de Haití como la Oposición.

Cientos de personas se congregaron ayer en el barrio de Petion Ville para expresar su frustración porque, superadas las tres semanas desde que ocurrió el terremoto, la entrega de ayuda es irregular, no sacia las necesidades de la población y, según los damnificados, definitivamente no está funcionando.

La manifestación, confirmada por medios locales, es sólo una expresión más de que no se está dando respuesta a los problemas de coordinación entre los organismos de ayuda humanitaria que surgieron a su llegada para dar respuesta a la crisis que comenzó el pasado día 12 por el terremoto.

A eso se suman las denuncias de corrupción en el tratamiento de la ayuda por parte de las autoridades locales.

Según los manifestantes de Petion Ville, la responsable municipal del barrio exige dinero a los damnificados a cambio de cupones para conseguir un saco de arroz.

La denuncia adquiere su matiz particular en otros lugares, como en el Estadio Nacional, cerca del Palacio Presidencial, donde algunos refugiados acusan a los administradores del lugar de estar desviando la ayuda.

"A nosotros no nos llega, la están vendiendo por fuera y están ganando dinero", dijo Scott Gerard, uno de los refugiados en ese campo.

Partidos de la Oposición expresaron ayer también la frustración generada por la incapacidad del Gobierno para dar respuesta a la crisis, pero también la falta de coordinación en el reparto de la ayuda.

"La comunidad internacional no ha facilitado las cosas, las distintas agencias no se entienden entre sí, cada cual trabaja en su parcela sin coordinación", dijo el opositor Rony Smarth, de la socialdemócrata Organización del Pueblo en Lucha (OPL).

Por otra parte, Smarth consideró que el Gobierno de René Préval debería ser reforzado con la entrada de "elementos" de otras agrupaciones o simplemente técnicos en un momento de crisis como el que vive el país.

Mientras, los contingentes de ayuda siguen llegando escoltados por cascos azules que brindan protección en el momento de la entrega, aunque agencias de la propia ONU y, a menor escala, organizaciones no gubernamentales como Oxfam están tratando de distribuir la asistencia por medios indirectos.

Uno de ellos es el de los "salarios a cambio de trabajo", una forma de ayuda que, según sus impulsores, pone dinero en la calle para poder comprar la comida y los artículos que se venden de manera completamente caótica en la casi totalidad de calles de la capital haitiana.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles