Weekly News

Perros detectan bombas

5 de febrero de 2010.

Moviendo la cola en una mañana fría, el perro pasó por debajo de varios camiones, oliendo el motor y el caño de escape. Subió luego a las cabinas, observó detrás del asiento del conductor y metió la nariz en la guantera. Pasó junto a la comida del camionero, pero siguió de largo.

Diez minutos después, se autorizó el ingreso del camión a la base de Tora, en el oriente de Afganistán, y Arry esperaba que le dieran más trabajo. Las fuerzas aliadas emplean cada vez más perros especializados en la detección de explosivos para contrarrestar los ataques suicidas y el estallido de bombas en Afganistán.

Pueden descubrir explosivos sin metales que rara vez pilla el equipo detector de bombas. El uso de bombas imposibles de detectar es cada día más frecuente.

"Los perros tienen algo mucho mejor que las máquinas: su instinto", expresó el cabo Remy, quien estaba a cargo de Arry.

Remy, quien dio sólo su primer nombre, según las regulaciones de los franceses, dijo que había un 90% de garantías de que una carretera inspeccionada por perros pueda ser declarada segura.

Arry y otros cuatro perros traídos por la Legión Extranjera a esta pequeña región han detectado decenas de armas, bombas y explosivos escondidos en autos, según Remy. Arry, un Malinois belga de cuatro años, se parece mucho a un pastor alemán, aunque es más delgado y más rápido.

Se dice que los Labrador son los mejores perros para detectar explosivos. Pero los franceses usan exclusivamente Malinois en Afganistán, porque son polifuncionales. Pueden detectar drogas, custodiar un campamento o ayudar a controlar la muchedumbre. Los 3.500 efectivos que trajo Francia cuentan con decenas de perros que detectan bombas, todos ellos machos.

"Los sospechosos en un puesto de control no saben si se trata de un perro que detecta armas o no", manifestó el sargento Sylvain, quien controla a Agos, un Malinois de 32 kilos (70 libras) que puede derribar fácilmente a un hombre, morder a alguien de hasta dos metros de altura (seis pies) y romper el vidrio de un auto si usa un bozal reforzado con hierro.

Las bombas caseras generalmente son construidas con pedazos de metal sueltos y fertilizantes, como nitrato amónico o polvo de aluminio. Son activadas generalmente a control remoto, usando un cable eléctrico pequeño.

A Arry le tomó cuatro meses aprender a detectar ese tipo de bombas. También detecta explosivos convencionales que emplean cordita, plástico u otras sustancias.

"Básicamente lo único que hicimos fue agregar nitratos en polvo a los químicos que reconocen los perros", señaló Remy.

Arry puede detectar más de 20 moléculas, lo que le permite pillar todo tipo de bombas. Percibe olores a tres metros de profundidad en la tierra. Y si hay algo de brisa, puede detectar una bomba a cien metros de distancia, según Remy.

"No son muchas las moléculas que se pueden usar en la fabricación de bombas y un buen perro puede aprender a detectarlas a todas", sostuvo Remy. "No hay mejor arma contra los explosivos".

Los perros como Arry sirven en el ejército francés hasta los ocho o nueve años. Una vez "jubilados", la mayoría de ellos se los quedan los soldados que los tenían a su cargo, con excepción de los más agresivos, que son sacrificados.

El sargento Major Edouard, jefe de una unidad especializada en bombas, se mostró escéptico al principio, pero cambió de parecer al ver que los perros detectaron las bombas en el 100% de los ensayos que hicieron. "Son muy efectivos", admitió.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles