Weekly News

Saldrá de Miami un gran campeón

7 de febrero de 2010.

Miami. Con el esperado duelo entre los mariscales Peyton Manning y Drew Brees, los Potros de Indianápolis y los Santos de Nueva Orleáns chocarán hoy en el 44 Super Bowl, en el Sun Life Stadium de Miami, una batalla que pondrá fin a la temporada 2009-2010. Para Nueva Orleáns, devastada en 2005 por el huracán Katrina, la final ante los Potros se presenta como una oportunidad más para fortalecer el orgullo de la ciudad, que ha sabido levantarse después de la terrible tragedia.

Los Potros tienen cifradas sus esperanzas en Manning, todo un maestro en su posición y quien ha sido nombrado 4 veces Jugador Más Valioso, pero tienen en duda a uno de sus mejores elementos defensivos, Dwight Freeney, con problemas en el tobillo.

El Super Bowl de ensueño finalmente se dio: los dos mejores equipos tanto de la Conferencia Americana como de la Nacional, se verán las caras este domingo a las 17 horas en el estadio Sun Life de Florida del Sur (Miami, EU), algo que no ocurría desde 1993, cuando los Vaqueros de Dallas aplastaron 30-13 a los Bills de Búfalo, en Atlanta.

ÓLO LOS MEJORES Desde 1975 los equipos con mejores marcas en temporada regular de ambas conferencias se han enfrentado sólo en ocho Super Bowls y este año les toca el turno ni más ni menos que a los súper favoritos Potros de Indianápolis, que enfrentarán a los Santos de Nueva Orleáns (que llegan a su primer Super Bowl) en un duelo que se espera épico, entre los dos equipos más dominantes en la temporada regular.

Los Santos tuvieron récord de 13-0 y los Potros de 14-0 antes de sufrir su primer descalabro, respectivamente, más que por debilidad, por estrategia para llegar a la postemporada con sus armas secretas bien resguardadas.

Los ratings de audiencia fueron los más altos de los últimos 28 años registrados en un duelo por la supremacía de la Conferencia Americana y de la Nacional. El duelo de los Jets contra los Potros fue visto en EU por 46.9 millones de telespectadores, mientras que la batalla entre Nueva Orleáns y Minnesota fue seguida por 57.9 millones de personas por televisión.

La pregunta es: ¿Qué pesará más, la experiencia de Indianápolis en Súper Tazones o que los Santos lleguen como el favorito sentimental de miles de aficionados que los vieron quedarse en la orilla aquella vez que se enfrentaron a los Osos de Chicago?

YARDAS Y MÁS YARDAS... Cual sea la respuesta, lo que sí es ya un hecho es que se espera un juego totalmente ofensivo, en el que el balón casi seguramente estará más tiempo en el aire que sobre la tierra, pues sólo un jugador lanzó para más pases de anotación esta temporada que Manning (33) y ese fue, precisamente, el de los Santos de Nueva Orleáns: Drew Brees (34). De tal modo, la ofensiva por pase de los Potros de Indianápolis, que es la segunda mejor de toda la liga, enfrentará a la defensiva 26 contra el juego aéreo, mientras Drew Brees y compañía harán frente como el cuarto mejor ataque vía aérea a la ofensiva número 14 en ese rubro, por lo que se esperan yardas, yardas y más yardas, así como muchas anotaciones.

El factor experiencia está del lado de Peyton con jugadores que estuvieron ya en el Super Tazon XLI con los Potros y que ganaron su anillo de campeones, como Reggie Wayne, Dallas Clark, Gary Brackett, Dwight Freeney, Robert Mathis y Jeff Saturday, mientras que los Santos sólo tienen a Randall Gay, que jugó dos finales con los Patriotas, y Darren Sharper, quien como novato estuvo con los Empacadores de Green Bay en su derrota ante los Broncos de Denver. En lo que al juego terrestre se refiere, con Reggie Bush y Devery Henderson los Santos cuentan con una de las ofensivas más rápidas y potentes de la liga, pero los Potros cuentan con una defensiva que brilla más por su velocidad que por su tamaño.

El equipo de Manning tiene piernas jóvenes en los receptores abiertos Austin Collie y Pierre Garcon, quienes tendrán una dura competencia ante el perímetro del equipo de la ciudad del jazz y sobre todo con el experimentado safety Darren Sharper.

IGUALES, PERO... El sumario de duelos entre ambas franquicias es equilibrado con cinco triunfos por bando, aunque la última ocasión en que se enfrentaron fue en 2007 e Indianápolis apabulló 41-10 a los de Nueva Orleáns con tres pases de anotación de Peyton en la fecha inaugural de aquella temporada. Como sea, el Mardi Gras se inició en Nueva Orleáns justo cuando Garrett Hartley pateó el gol de campo que les dio la victoria 31-28 ante los Vikingos de Minnesota en tiempo extra y desde entonces la Bourbon Street no ha parado de celebrar.

Ojo con él

Lo más irónico y preocupante para los Santos es que el jugador que más daño les puede hacer es nada menos que su hijo predilecto, Peyton Manning. Nadie cuestiona que Manning se ha convertido en la figura clave del partido por diversos motivos tanto familiares, nació en Nueva Orleáns cuando su padre Archie fue el mariscal de campo en la época en que los Santos eran el hazmerreír de la Liga, como deportivos, es la figura indiscutible de los Potros.

El Super Bowl, uno de los eventos deportivos más importantes en Estados Unidos, es visto por más de 150 millones de televidentes de unos 200 países.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles