Weekly News

La opinión de:
Sergio Armendáriz *
La República en Juárez

8 de febrero de 2010.

Graves momentos vive la República Mexicana en su seguridad interna. Como y desde donde se vea, es realmente inaudito suponer una reunión de Gabinete de Seguridad que no convoca al Gobernador del Estado mas flagelado de la Nación, mas brutalmente vapuleado por la criminalidad, la violencia y el desquiciamiento institucional mayor en la emblemática ciudad fronteriza con los EUA, es decir, Ciudad Juárez, a la que se llegó a tipificar como la mejor frontera de México. Puede asumirse una permanente postura crítica en contra de la clase política del estado de Chihuahua, más aun en tiempos en que no luce absolutamente nada de la gestión pública, sino por el contrario, la peste de sangre y violencia recubren todo de un manto siniestro de impotencia e ineptitud.

Soy de la idea que el crecimiento de la ciudadanía democrática en todo el país, pasa necesariamente por la construcción de una opinión pública que desarrolle un desprecio informado por un quehacer político que semeja en muchas de sus manifestaciones, una especie de mafiosidad congénita; pienso que a la misma clase política se le beneficiará observándola desde una óptica poco piadosa para con sus errores y complicidades corporativas en la conducción de la República, sin darle cuartel ni punto cómodo de reposo. Sin embargo, discierno perfectamente el momento en que se atenta de manera grotesca en contra de la columna vertebral de la institucionalidad del Estado en el cual habito, en el que nací y me crié, en el que he forjado mi condición de persona y en el que vivo con mis seres especialmente próximos, así como también con los concretos prójimos de carne y hueso que le dan sentido a mi entorno como individuo con pertenencia grupal.

Es efectivamente irritable, que de golpe y porrazo, el poder federal desconozca de facto al poder ejecutivo estatal del Estado de Chihuahua, al excluirlo de una trascendente reunión convocada para reorientar estratégicamente los planes o ideas, o acciones, o como se pegue la gana llamar, que supuestamente modificarán la ruta fracasada en el enfrentamiento a la descomposición social de una ciudad que ya agoniza, en su condición histórica y social, ética, moral y política, al despedazarse en fragmentos de horror e idiotez ilustrativos de la mafia triunfante en el genocidio patrimonial de la “plaza” llamada Ciudad Juárez. No sé qué pasará por la mente de Felipe Calderón, como para permitir la exclusión del Gobernador constitucional de Chihuahua, en una reunión de semejante calado. Pero lo que sea, como ciudadano mexicano, nacido chihuahuense, habitando en Juárez, me sorprende que se escale en semejante conducta incomprensible, como si no fueran ya suficientes la irracionalidad e imbecilidad padecidas.

Aparte de su condición constitucional, considero en mi criterio de simple ciudadano a José Reyes Baeza Terrazas, independientemente del juicio objetivo que le depare la historia en su calidad de próximo ex gobernante del Estado de Chihuahua, un hombre de buena fe y además con sobradas muestras de amor por Juárez, y por supuesto que no me refiero al ridículo eslogan mercadotécnico, sino a la presencia y la gestión pura y dura que ya puede ser evaluada en momento de agónico mandato. Hay sentido de tragedia no solamente social en dicha agonía. Existe también una percepción trágica en lo histórico, Ciudad Juárez se convierte en la actual circunstancia en el epicentro de la fractura del Estado mexicano, en la visibilización de su drama fallido. El Gobernador, una vez más tiene la oportunidad de demostrar su no complicidad con la mafiosidad imperante, su determinación de citarse con la historia sin exhibirse como un sujeto más, enriquecido, sin el heroico atenuante de jugársela con todo por el pueblo que lo apoyó y le parió como gobernante a partir de la nobleza de su castigada confianza. Reyes Baeza debe echar todo el cuerpo para adelante, puede transfigurarse en un auténtico patriota en el contexto del bicentenario, de ese tamaño es el reto. Así mismo, es tiempo de apoyar con determinación inteligente y recia, lo que implica de inicio el traslado de los poderes del estado a esta frontera; la iniciativa de traer una vez más lo mejor de la República a Ciudad Juárez, en serio, lo demanda Juárez, lo exige Chihuahua, lo necesita México.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles