Weekly News

La opiniòn de:
Edna Lorena Fuerte
* LA PROMESA INCUMPLIDA

9 de febrero de 2010.

Son muchos los análisis que coinciden en señalar que lo que se había dado en llamar el “fenómeno Obama” no ha traído los resultados espectaculares que el mundo entero esperaba, ni el cese de la guerra en Irak, ni una política económica más humana, ni un intercambio más igualitario y abierto con otras naciones, nada de ello se ha visto realmente en lo que va del gobierno del recientemente proclamado Nobel, presidente de los Estados Unidos. Por supuesto, entre todas las expectativas que no hemos visto cumplirse, está la de una política migratoria hacia nuestro país basada en el acuerdo y la comprensión de la complejidad del fenómeno.

Por el contrario, de lo que sí tenemos noticia es de un posible endurecimiento de las medidas migratorias, a principios de este mes se dio a conocer que el propio presidente Obama ha solicitado un aumento muy significativo para “reforzar” las labores de la Patrulla Fronteriza, completar el primer tramo del muro virtual entre México y Estados Unidos y multiplicar las tareas de localización y deportación de indocumentados.

La cifra solicitada asciende a 4 mil 600 millones de dólares, de los cuales se pretende destinar mil 600 millones de dólares para identificar y deportar a indocumentados, 200 millones mas de lo que se pidió el año pasado, mientras que para ampliar y reforzar el programa E-Verify, mediante el cual el gobierno comprueba el estatus legal de los trabajadores contratados por las empresas, solicitó 137 millones de dólares, 27 millones más que el periodo previo.

Este presupuesto ha despertado muy adversas reacciones de parte de las organizaciones de migrantes en EU, incluso la llamada Coalición por los Derechos Plenos de los Inmigrantes del sur de California, ha acusado al mandatario de “perfeccionar” las políticas antiinmigrantes de la impopular administración de George W. Bush.

El grupo dio a conocer que realizará “una gran marcha” el 21 de marzo a la Casa Blanca para exigir a Obama cumplir sus promesas de campaña, y ciertamente consideró lamentable aumentar fondos para la Patrulla Fronteriza, en lugar de promover una reforma migratoria.

De la mano de este insólito aumento presupuestario contra inmigrantes, en el mismo presupuesto, el Presidente estadounidense solicitó menos fondos para la Iniciativa Mérida, lo que muestra el interés real que hay en la colaboración bilateral contra el fenómeno del narcotráfico, y lo mucho que la Nación estadounidense se preocupa por establecer límites restrictivos y paralizantes ante el fenómeno migratorio, evidentemente agravado por las condiciones económicas y se inseguridad que vivimos los países de este lado de la frontera.

No sólo se trata de que a este punto del gobierno de Barak Obama no hayamos visto claramente la voluntad que con tanta vehemencia expresó en campaña, sino que lo que sí podemos percibir, de manera tangible, es que su política migratoria está yendo al lado opuesto: no hemos visto la intensidad diplomática que esperábamos de uno y otro lado para resolver la cuestión migratoria, ni siquiera parece que sea tema prioritario en la agenda del mandatario. El presupuesto dice mucho de los intereses subyacentes, nos habla de un endurecimiento de la política antiinmigrante, sin diálogo, sólo la decisión unilateral de continuar el camino de su infausto predecesor.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es [email protected] para sus comentarios. Gracias.

Cd. Juárez, Chihuahua a 08 de Febrero de 2010



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles