Weekly News

Cae 30% industria del plástico

12 de febrero de 2010.

La clave de un país fuerte en lo económico está en el tamaño de su clase media - el término proviene de la literatura política inglesa; la clase media se ubica como un nivel social y económico medio, entre las clases muy poderosas y las más pobres- en estos momentos México sufre la existencia de una enorme masa de pobres y, en contraste, de una pequeñísima cantidad de ricos. La clase media es el motor de la economía de los países, es la que emprende, la que ahorra, la que gasta, la que consume....y también la que exige. El crecimiento e influencia de la clase media es toda una realidad en el Grupo de los 7 y en otros países con altos niveles de crecimiento y desarrollo socioeconómico, como lo son los nórdicos y algunos asiáticos.

En México la clase media no tiene fuerza porque la realidad es solamente favorable para las clases altas y muy desfavorable para las clases bajas. Nuestra economía es tan extremosa que contamos con familias destacadamente ricas a nivel mundial y con más de 40 millones de compatriotas viviendo en la pobreza extrema. En México el modelo económico es liderado por la pequeña clase rica y operado por la extensa clase pobre.

El sistema político sólo atiende a los niveles socioeconómicos extremos de la economía: con leyes a los ricos para que refuercen más sus negocios y a los pobres con programas sociales que los hacen aún más dependientes. A la clase media la olvidan porque no les interesa que tenga fuerza económica y poblacional para que el país se desarrolle sólidamente.

Si realmente se quisiera construir un México fuerte en lo económico y en lo social, los políticos debieran proyectar el crecimiento de la clase media y con ello reducir la pobreza de manera indirecta.

Para darle mayor juego a la clase media, se tiene que abrir el abanico de los negocios con el Gobierno Federal a las sociedades de pequeños y medianos inversionistas e iniciar una real apertura en los sectores económicos considerados como estratégicos. Se debe apoyar realmente el financiamiento a las micro, pequeñas y medianas empresas con financiamientos efectivamente baratos -India financia a las pymes a una tasa de interés del cuatro por ciento.

La clase media fortalecida genera países sólidos en lo económico y tiende a reforzar la competencia política y el estado de derecho.

La clase media brasileña ha crecido sin pausa desde 2003, cuando asumió el poder el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, y ahora supone casi el 50% de la población del país, según un informe de la Fundación Getulio Vargas. Los casi 91 millones de personas (49.22% de la población) que integran esa clase media detentan el 46% del ingreso nacional. De acuerdo con informes de esta fundación, en 2003 esa clase media estaba constituida por 64.1 millones de personas, que entonces representaban el 37.56% de la población y concentraban el 37 por ciento del ingreso. Aunque todavía tienen retos fuertes en el renglón de la pobreza, esa clase media pone al país en la plataforma correcta para poder resolverlos.

Por otra parte, en Estados Unidos, el salario mínimo de los trabajadores ha aumentado 40% escalonadamente desde el año 2007 ($5.15 Dls./hora) al año 2009 ($7.25 Dls./hora). El salario mínimo estaba congelado desde 1997.

Estos datos sirven para que midamos la distancia entre el salario mínimo de los trabajadores en ese país y el que está vigente en México. Sirven también para analizar el criterio que define la frase, "vivir por debajo de la línea de la pobreza", en ambos países.

El Banco Mundial considera que toda persona con un ingreso menor a dos dólares diarios (26 pesos) es pobre a secas; si tiene un solo dólar, entonces su condición pasa a ser miserable, una diferencia, para efectos prácticos, de 13 pesos mexicanos.

En Estados Unidos, quien obtiene el salario mínimo $58.00 Dls. (754 pesos) por jornada laboral sin lugar a dudas es considerado pobre.

En México el 90 por ciento de la población podría ser ubicada como clase media (si se aplica el criterio del Banco Mundial) o viviendo por debajo de la línea de pobreza (versión estadounidense). Sólo el 10 por ciento de los mexicanos es catalogado como clase premier, en la que están los dueños del país, en la que no estamos ni usted ni yo. La clase media del criterio del Banco Mundial se podría bautizar eufemísticamente como "clase media extrema".

La brecha entre el salario mínimo mexicano y el mini ingreso estadounidense es de más de 13 tantos; el primero es 57 pesos por día (4.38 dólares); el segundo de 58 dólares (754 pesos). En México alrededor del 15 por ciento de la población ocupada obtiene esa cantidad; en Estados Unidos alrededor del 4 por ciento, además en Estados Unidos existe el seguro de desempleo y en México no.

Seguro sin saber lo que decía, en una ocasión Vicente Fox declaró: "Estamos generando una poderosa clase media en el país; el 30 por ciento de la población más pobre percibe ya una mayor parte del ingreso nacional, mientras la décima parte de mexicanos más acaudalados han visto reducida su participación en la riqueza; gracias a la estabilidad económica (la misma que el presidente Calderón presume), ha surgido una nueva clase media con capacidad de compra en el país; hay una nueva clase media consumiendo muchos automóviles, teléfonos celulares y otros bienes, es impresionante el crecimiento del consumo, es el motor que está moviendo a nuestra economía, es un motor que no existía antes".

Como siempre, se quedó tan tranquilo, como diciendo de que se quejan si en México el salario mínimo es superior al de Haití, aunque no mucho.

En Haití hoy, el Ministerio de Asuntos Sociales de ese país está sugiriendo un salario mínimo diario equivalente a 3.95 dólares.

Lo cierto es que "clase media extrema" o "viviendo por abajo del límite de la pobreza", muchos mexicanos, sin salir de su país, quisieran ganar el salario mínimo estadounidense.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles