Weekly News

Recuerdan en Haití sismo con un día de luto nacional

13 de febrero de 2010.

Miles de haitianos se agolparon en las iglesias de la capital en un día de duelo nacional, al cumplirse un mes desde que un terremoto mató a más de 200,000 personas y dejó a esta empobrecida nación desesperada por sobrevivir.

Los peregrinos llenaron los templos en Pétionville y los religiosos conectaron altoparlantes para que la gente en la calle pudiera seguir los servicios. Los líderes religiosos se reunieron en una ceremonia ecuménica cerca del averiado Palacio Nacional para rendir homenaje a los muertos.

Los himnos y la música religiosa retumbaron insistentemente por el apocalíptico panorama de una ciudad de edificios aplastados.

"Este día es para honrar a todos los que perdimos y mirar hacia el futuro", dijo Percil St. Louis, católico. "Todos necesitamos unirnos como nación".

Entre los muertos por el terremoto del 12 de enero había líderes de la Iglesia, misioneros y niños que estudiaban en escuelas religiosas. El arzobispo católico de Puerto Príncipe, Joseph Serge Miot, es uno de los muertos.

Los líderes de todas las principales religiosas participaron en la ceremonia ecuménica, pero sólo a último minuto fueron incluidos los sacerdotes del vudú. Los líderes del vudú estaban preocupados de que la ceremonia cristiana no incluyera los rituales que suelen ejecutar al orar por el pasaje de las almas al otro mundo.

Desde el sismo, algunos seguidores del vudú se convirtieron al cristianismo, algunos atraídos por la ayuda que brindan las misiones evangélicas y otros por temor a Dios.

Desde el temblor, católicos, mormones, bautistas, católicos, cientologistas, testigos de Jehová y otros misioneros han llegado a Haití para alimentar a los desamparados, curar a los heridos y predicar el Evangelio en campamentos donde se apiña un millón de personas.

En muchos de los campamentos, camiones con altavoces difunden música con mensajes evangélicos mientras los misioneros hablan con las familias.

La Agencia para el Desarrollo Internacional, AID, de Estados Unidos, canaliza cientos de millones de dólares en ayuda al exterior cada año por medio de grupos religiosos, aunque no se conoce una cifra concreta de cuánta ayuda llega a Haití por medio de los grupos cristianos.

LLAMA PREVAL A SECAR LÁGRIMAS "Sequemos nuestras lágrimas para poder reconstruir Haití", dijo el mandatario, quien invitó a su pueblo a enterrar a los muertos "con dignidad" y a tener "coraje".

El presidente Préval dijo que las palabras no sirven para explicar lo que él ha visto en las calles. "Hay dolor que las palabras no pueden expresar", enfatizó.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles