Weekly News

Dan energía a nueva habitación espacial

15 de febrero de 2010.

La nueva habitación de la Estación Espacial Internacional comenzó a funcionar el domingo al recibir electricidad, luego que los astronautas que salieron a una nueva caminata espacial lograron conectar una serie de cañerías a pesar de una pérdida de amoníaco.

Aunque el material tóxico alcanzó el traje del británico Nicholas Patrick, ninguna de las gotas congeladas se le quedó pegada. El inconveniente obligó a terminar la caminata temprano, para que los astronautas pudieran cumplir con procedimientos de seguridad.

Fue la segunda excursión en tres días para Patrick y el estadounidense Robert Behnken. Aún les queda una caminata espacial para terminar los trabajos en el nuevo cuarto, bautizado Tranquility, y su puente de observación, las últimas grandes piezas de la estación espacial de 11 años. El transbordador Endeavour las transportó hasta allí la semana pasada.

Al activar algunos interruptores, Behnken y Patrick lograron que el refrigerante de amoníaco comenzara a circular por las nuevas mangueras del Tranquility. Esto, a su vez, permitió encender los equipamientos que contiene, ya que la refrigeración se hizo cargo de eliminar el calor que generan.

El Control de Misión transmitió la buena noticia de que la temperatura del cuarto descendía y que la electricidad fluía.

"Estamos tan felices que nuestros pies no tocan el suelo", dijo el astronauta Stephen Robinson, quien coordinó la caminata desde dentro del complejo formado por la estación y el transbordador.

El trabajo fue especialmente difícil porque hizo falta usar mangueras de longitud extra y peligroso por la presencia del amoníaco.

Patrick dijo que el amoníaco estaba sólido en el momento en que rebotó en su casco y su guante derecho, mientras desconectaba una cañería.

"Fue más o menos la cantidad de líquido que uno esperaría si no hubiera vaciado la pajilla de la bolsa de bebidas", dijo Patrick.

"Sí, si hubieras estado tomando amoníaco", le respondió Robinson desde adentro. Patrick se rió con ganas.

Los controladores dijeron que pérdidas menores eran esperables. Como precaución, Behnken revisó el traje de Patrick al final de la tarea, pero no encontró señales de contaminación. Sin embargo, el control les dijo a los astronautas que terminaran temprano para tener tiempo adicional para cumplir con medidas de seguridad en la cámara de descompresión.

La Agencia Espacial Europea proporcionó el compartimiento Tranquilidad y su observatorio, cuyos costes sobrepasaron los 400 millones de dólares. El compartimiento tendrá sistemas de aire para que esté habitado, equipo de ejercicio y un sanitario.

El observatorio tiene forma de domo y es esencialmente una enorme ventana que permitirá vistas asombrosas de la Tierra. Cada una de sus siete ventanas es mayor que cualquiera de las anteriores en ser transportadas al espacio. Una, redonda, tiene 78.74 centímetros (31 pulgadas) de diámetro.

Mientras preparaban el puente de observación para desplazarse hacia otro lugar del Tranquilidad, los astronautas no pudieron colocar una cubierta aislante en la escotilla. No ajustaba porque algo interfería con las barras de cierre.

La noche del sábado, el comandante de la Estación Espacial, el estadounidense Jeffrey Williams, informó que al parecer unas tuercas causaban la obstrucción. Retiró dos y dijo que creía que la cubierta quedaría lista, pero el espacio quedará muy apretado.

La cubierta es necesaria para impedir que un sello y los mecanismos de acoplamiento se enfríen en exceso cuando el compartimiento esté desocupado.

Control de Misión tenía buenas noticias para los seis astronautas del transbordador antes de la caminata espacial del sábado: pasarán un día más en el puesto orbital.

Los administradores de la misión agregaron el día 14 a la misión para darle a la tripulación tiempo de trasladar el equipo de reciclado de agua al compartimiento Tranquilidad.

La NASA desea verificar si funciona la máquina procesadora de orina, a la cual se le hicieron reparaciones, antes de que los astronautas la trasladen al compartimiento Tranquilidad.

Con la ampliación de un día de la misión, el transbordador Endeavour tiene previsto su regreso el 21 de febrero a la Tierra.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles