Weekly News

Aumentan feminicidios en Centroamérica

17 de febrero de 2010.

El asesinato de mujeres en el que incurre un componente de género, conocido como "feminicidio", y la trata de personas, son dos fenómenos al alza en los países de Centroamérica, una región en la que, además, crece la presencia femenina realizando trabajos domésticos en condiciones precarias.

Las cifras que subrayan la escalada de violencia contra las mujeres que vive la región desde el año 2000 centraron la reunión que mantuvieron ayer en Madrid responsables de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y del Consejo de Ministras de la Mujer de Centroamérica (COMMCA) .

Ambos organismos han trabajado conjuntamente en la elaboración de tres estudios, sobre feminicidios, trata de mujeres y situación laboral de las empleadas domésticas remuneradas en la franja que conforman los países centroamericanos y la República Dominicana.

La directora ejecutiva del Centro Feminista de Información y Acción, Ana Carcedo, responsable de la investigación realizada en relación a los femicidios, señaló que desde principio de este siglo "se están disparando tanto las muertes violentas de mujeres, en general, como aquéllas en las que existe un componente de género".

Algunos países del área estudiada superan tasas de diez por cien mil en homicidios de mujeres, es decir, "están alcanzando la categoría de epidemia", añadió.

Entre 2003 y 2009, el número femicidios en Centroamérica y la República Dominicana "prácticamente se duplicó", ya que pasaron de un total de mil 6 a registrarse unos 2 mil sólo en tres países.

Guatemala es, según la responsable del estudio sobre la violencia contra las mujeres, el país de la región que alcanza un mayor índice de asesinatos femeninos, con 5 mil 27 homicidios contabilizados desde el 2000 hasta el año pasado.

"Hablamos en términos de escalada para referirnos a este tipo de muertes, porque las cifras no paran de crecer, particularmente, además de en Guatemala, en Honduras, El Salvador y la República Dominicana", explicó Carcedo.

La especial dificultad para combatir todo tipo de violencia contra la mujer en Centroamérica se refleja también en el aumento que ha experimentado en los últimos años la trata o tráfico de personas, "un problema cuya existencia no se reconoce públicamente en la región".

El estudio realizado por el equipo dirigido por Ana Hidalgo, coordinadora de la Unidad de Trata de Personas para Centroamérica y México de la Organización Internacional para las Migraciones, se centró, sobre todo, en las mujeres adultas que han sobrevivido a esa experiencia.

A partir de 46 testimonios, la investigación concluyó que se trata de "un problema en expansión en todos los países del área", y que su fines no se limitan a la explotación sexual, sino también a la laboral, "es decir, que son víctimas en diferentes contextos que se suceden unos a otros hasta ser esclavas domésticas".

Otra cuestión importante que el estudio sacó a la luz es la existencia mayoritaria de una "trata interna" y de un "mercado regional", en el que países como México, Guatemala y Costa Rica aparecen como lugares con mayor concentración.

La falta de una respuesta institucional, "ninguna de ellas había recibido asistencia", la complicidad policial o las normativas "dispares" entre países, son obstáculos extra a la lucha contra ese tipo de explotación que "recluta víctimas constantemente".

"Las mujeres, en su mayoría, eran sobrevivientes que nunca habían contado su historia, y cuya relación con la institucionalidad era negativa tras sufrir deportaciones o la corrupción de algunas autoridades", indicó Hidalgo.

El tercer estudio presentado destaca que más de un millón de mujeres realiza trabajos domésticos remunerados en Centroamérica, una tendencia al alza, cuyo principal problema es la carencia de una normativa "que permite la violación de sus derechos, el acoso sexual y la violación en algunos países".

"La investigación constató que estamos hablando de uno de los sectores de mayor precariedad en la generación de empleo por las condiciones en que la mayoría de las mujeres realiza su trabajo", explicó María Rosa Renzi, coordinadora regional del Programa Agenda Económica de las Mujeres de UNIFEM.

Renzi subrayó que la "prácticamente nula" legislación sobre las características de este tipo de empleo en los países centroamericanos, permite la violación de los derechos laborales de las mujeres y las agresiones sexuales a las que se enfrentan en el ejercicio de su trabajo





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles