Weekly News

Fustigan el plan nuclear de Irán; Ahmadineyad desafía

17 de febrero de 2010.

Rusia se sumó a Estados Unidos y Francia para exhortar a Irán a que desista de elevar el grado de enriquecimiento de uranio en la cual se insinúa que el proyecto refuerza las sospechas de que Teherán intenta fabricar armas nucleares

Haciendo caso omiso de los temores internacionales, el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad anunció que el país instalaba maquinaria más eficiente en su planta principal de enriquecimiento de uranio.

Ahmadineyad dijo en conferencia de prensa que las nuevas centrifugadoras todavía no funcionan, pero son cinco veces más eficientes que los modelos anteriores en Natanz.

Debido a que el enriquecimiento puede producir armas nucleares además de combustible para un reactor, el Consejo de Seguridad de la ONU ha impuesto a Irán tres series de sanciones. La decisión de Teherán de ampliar esas actividades ha recibido críticas en el mundo, incluso antes del anuncio del mes pasado de que elevaría el grado de enriquecimiento.

En una carta confidencial al jefe de la Organización Internacional de Energía Atómica, las tres potencias pusieron en duda la afirmación de Teherán de que el objetivo del enriquecimiento a mayor grado era proveer de combustible a un reactor utilizado para producir isótopos medicinales.

La misiva de una página refleja la oposición unitaria rusa y occidental a la decisión de Irán. En el pasado, Moscú ha frenado los intentos occidentales de castigar a Irán por seguir adelante con su programa de enriquecimiento, en abierto desafío de las resoluciones del Consejo de Seguridad.

"Si Irán avanza con esta escalada, provocará nuevos temores acerca de (sus) intenciones nucleares, a la luz del hecho que no puede producir el combustible nuclear necesario a tiempo" para reabastecer el reactor de investigación, dice la misiva.

La decisión de Irán de enriquecer al 20% es "totalmente injustificada, contraria a resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y representa un nuevo paso hacia la capacidad de producir uranio altamente enriquecido", dice la carta dirigida al director de la OIEA, Yukiya Amano.

En México, donde el canciller ruso Serguei Lavrov culminó una gira por América Latina, se le preguntó si Rusia se estaba sumando a la postura de Estados Unidos y Francia.

"En la cuestión que Irán tiene que suspender sus actividades de enriquecimiento de uranio, (eso) está previsto por las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU, así que Rusia no se une a un país en particular. Es una demanda de toda la comunidad internacional representada por el Consejo de Seguridad de la ONU", dijo Lavrov.

"En la carta a que se está refiriendo usted, tiene que ver con otro tema, tiene que ver, con el combustible para el reactor nuclear de investigación en Teherán. La Organización internacional, junto a Francia, Estados Unidos y Rusia en octubre del año pasado prepararon un esquema, un plan, que nos ayude a proporcionar combustible para este reactor, porque el combustible que tiene ahora casi no queda", añadió.

Lavrov explicó que los acuerdos siguen vigentes y "se confirman en la carta mencionada", la cual "reitera que es factible realizar este plan".

"Nosotros esperamos que Irán vaya a pensar una vez más en esta propuesta y que la acepte", añadió el canciller.

La marca del 20% es el umbral entre el uranio de bajo y alto grado de enriquecimiento





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles