Weekly News

Celebra Kosovo su libertad

18 de febrero de 2010.

PRISTINA, KOSOVO.- El orgullo con el que los dirigentes de Kosovo celebraron ayer el segundo aniversario de la independencia de la antigua provincia serbia contrasta con el incierto futuro de un territorio plagado por el desempleo, la corrupción y un creciente descontento popular

En una sesión solemne del Parlamento, el presidente kosovar, Fatmir Sejdiu, puso el acento en la aportación del nuevo Estado a la estabilidad regional y criticó a Serbia por rechazar la soberanía de la que era su provincia.

"En los pasados dos años en los que funcionamos como un país independiente hemos demostrado al mundo que la independencia de Kosovo ha traído más paz y estabilidad a la región", declaró Sejdiu.

En la sesión participó también el primer ministro, Hashim Thaci, el representante de la Unión Europea (UE) en Kosovo, Pieter Feith, el jefe de la misión civil europea, Yves de Kermabon, y el senador estadounidense George Voinovich. Sejdiu aseguró que su nación cuenta con unas buenas relaciones de vecindad en toda la región salvo con Serbia, a la que acusó de poner piedras en el camino de la viabilidad del nuevo Estado. Pese a las arengas oficiales, Kosovo cumple dos años de plena soberanía sin grandes logros que celebrar y sumida en un complicado limbo jurídico en el que sólo ha sido reconocido por 65 de los 192 Estados de la ONU y con una actividad económica muy limitada. Hasta ahora, Kosovo ha sido reconocido, entre otros, por Estados Unidos, Australia, Japón y 22 de los 27 socios de la Unión Europea, mientras que España, China, India, Rusia y Brasil desaprueban su independencia.

Miles de albanokosovares salieron ayer a las principales avenidas de Pristina para celebrar la independencia, en un ambiente festivo, pero en el que está latente el descontento de una población a la que la nueva situación no ha traído mejoras reales. La tasa de paro sigue por encima del 40 por ciento en un territorio de dos millones de habitantes y una renta per cápita de 1.800 euros anuales. El salario medio es de alrededor de 240 euros por mes. Además, el hecho de tener la población más joven de Europa cada año entran 30,000 jóvenes a su mercado laboral estancado.

Thaci reconoció que los problemas económicos de un Estado que depende en gran parte de las ayudas internacionales es uno de los grandes desafíos para su viabilidad y consolidación."Nuestros desafíos futuros son el desarrollo y la integración Euroatlántica", aseguró en un discurso en el Parlamento. Además de la tutela de la comunidad internacional, las autoridades kosovares deben enfrentarse a que no son reconocidas en su propio territorio por los serbokosovares, que viven conforme a las leyes serbias



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles