Weekly News

Estrellan avioneta en edificio de EU

19 de febrero de 2010.

TEXAS, EU.- Un ingeniero en informática furioso con el sistema impositivo en Estados Unidos lanzó un ataque suicida contra el fisco, estrellando su avioneta en un edificio con casi 200 empleados fiscales en la ciudad de Austin

El impacto desató un incendio mientras los trabajadores salían despavoridos del edificio. Dos cadáveres fueron recuperados y las autoridades señalaron por la noche que no había desaparecidos.

El FBI identificó tentativamente al piloto como Joseph A. Stack, de 53 años. Varios funcionarios judiciales dijeron que Stack, antes de despegar, prendió al parecer fuego a su casa y dejó un mensaje antigubernamental en Internet. El mensaje estaba fechado ayer y firmado como "Joe Stack (1956-2010)". Los funcionarios prefirieron el anonimato porque la investigación estaba en marcha.

En el escrito, el autor mencionó enfrentamientos con el Sistema de Recaudación Interna -el fisco nacional también conocido por las siglas IRS- y despotricó contra los "matones y saqueadores" del organismo fiscal, de los programas gubernamentales de rescate financiero y de las grandes empresas de EU.

"Alguna vez leí que el significado de la locura es repetir el mismo proceso una y otra vez y esperar un resultado distinto, así que estoy listo para poner fin a esta locura. Así que aquí tiene, señor IRS opresor, aquí va algo distinto: le ofrezco mi muerte y felices sueños", indicó el mensaje cibernético.

El piloto despegó en un monomotor Piper PA-28 de 4 asientos desde un aeropuerto en Georgetown, a unos 48 kilómetros de Austin, sin presentar un plan de vuelo. Después de pasar sobre los rascacielos de Austin, se estrelló en un costado de un edificio de 7 niveles y vidrios oscuros antes de las 10 horas. El golpe creó una explosión tremenda que hizo recordar los atentados del 11 de septiembre.

Las llamas brotaron del edificio, las ventanas estallaron, una enorme columna de humo negro se levantó en la ciudad y los empleados aterrados corrieron.

El Pentágono envió dos cazas F-16 desde Houston, los cuales patrullaron el cielo hasta que fue evidente que el hecho fue obra de un solo piloto y que el presidente Barack Obama había sido enterado del caso.

Al menos 13 personas fueron lesionadas, de las cuales dos estaban en estado crítico. Unos 190 empleados fiscales laboraban en el lugar





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles