Weekly News

“En Cuaresma y durante todo el año.. ¡ El mejor pescado es el que No hace daño!,

2 de marzo de 2010.

Alerta la Comisión Estatal para la Prevención contra Riesgos Sanitarios (Coespris) a la ciudadanía a no comprar pescados y mariscos en la calle para evitar intoxicaciones en esta temporada de cuaresma.

“Es mejor comprarlos en establecimientos que cuenten con permiso para funcionar y que si tienen las medidas higiénicas y de conservación necesarias, en caso de detectar algún vendedor en las calles con hieleras ofertando mariscos lo pueden reportar a comercio municipal o la Coespris al teléfono 6 18 83 48”, explicó el funcionario.

Dio a conocer que se distribuyeron 10 mil trípticos con la leyenda “En Cuaresma y durante todo el año. ¡El mejor pescado es el que No hace daño!, esto con el fin de alertar a la comunidad.

Con esto se busca disminuir los casos de intoxicación o infecciones gastrointestinales, contagio de cólera y hepatitis A por la ingesta de productos del mar que en esta temporada se incrementa de manera considerable.

Algunas de las recomendaciones para no enfermarse por esta causa son:

*Al comprar productos frescos; si se trata de pescado, hay que revisar que las escamas y ojos sean brillantes, la consistencia sea firme y no tenga olor desagradable.

*Los mariscos deben estar frescos sin mal olor

*En el hogar la buena manipulación es fundamental por lo que se deben preparar por separado para evitar la contaminación de otros alimentos.

*Hay que limpiar muy bien la mesa y los utensilios utilizados.

*Los mariscos deben cocerse al menos cinco minutos en agua hirviendo, mientras que los pescados deben cocerse o freírse.

*Hay que limpiar y desinfectar las zonas donde se cocina.

Los síntomas de la intoxicación pueden presentar en cualquier momento desde 30 minutos a 12 horas después de comer el pescado y son: • Náuseas

• Vómito • Cólicos abdominales

• Diarrea (intensa y acuosa)

• Dolor de cabeza (probablemente lo más común)
• Una sensación de que los dientes están flojos y a punto de caerse
• Sabor metálico en la boca • Temperaturas calientes y frías inversas (por ejemplo, la persona siente que un cubo de hielo la está quemando, mientras que un fósforo está congelando la piel)
• Piel de la cara y el cuerpo extremadamente roja
• Picazón
• Ronchas
• Problemas respiratorios (en casos graves)



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles