Weekly News

Amor de los dos

6 de marzo de 2010.

Se dejaron hace tres años y ayer les llegó el momento de Volver, Volver Volver... Una vez más los laguneros se reencontraron con Vicente Fernández.

“No se sabe rajar”, y Acá Entre Nos “El Charro de Huentitán” vistió a la Comarca de puritita música mexicana. El Coliseo Centenario, sitio en donde se presentó este viernes, recibió a siete mil 500 espectadores (Cifra oficial) y entre ellos se encontraba ni más ni menos que su hijo Alejandro Fernández, quien tenía tres meses de no ver a su padre y decidió que La Laguna era el sitio en el que volverían a estar frente a frente.

Quienes también se dieron cita en el recital fueron algunos elementos del equipo Santos Laguna, entre ellos Oswaldo Sánchez, Fernando Arce, Juan Pablo Rodríguez, Carlos Ochoa y el director técnico Rubén Omar Romano. El domingo se enfrentarán ante los Potros de Hierro del Atlante, ¿Acudirían acaso a medir fuerzas previamente con el papá de los “Potrillos”?.

Las canciones de “Chente”, que no había cantado en la región desde julio de 2007, tocaron las fibras más sensibles de cada uno de los asistentes, ya sea por haberles recordado a ese amor que se les fue o bien por reafirmar que han encontrado a su media naranja.

Aunque en esta ocasión no hubo besos, abrazos y la desesperación de chicas o señoras que hacen hasta lo que sea por tomarse una foto con Vicente, como suele ocurrir en los palenques,él sacó la casta logrando cautivar a su público en un escenario ubicado en el centro del Coliseo.

“Se siente raro no ver a Vicente en un palenque, sin embargo, mi esposo y yo no podíamos perdernos su actuación. Desde hace 20 años hemos acudido a las presentaciones que ha dado en la Comarca”, dijo a esta casa editora la señora Ariadna López de Rivera.

La distancia entre Fernández y los asistentes era lejana, sólo los del área VIP lo tenían más de cerca, sin embargo, gracias a su bravío repertorio el jalisciense salió airoso del concierto anotándose un éxito más en su trayectoria.

LE CANTA A TORREÓN

El mariachi, un tecladista y un guitarrista tuvieron a su cargo la apertura musical del evento previo a la salida de Fernández, a las 9:30 de la noche, quien enfundado en un traje charro en color negro cantó el corrido Mi Amigo el Tordillo ante un recibimiento lleno de aplausos y gritos de euforia

“Muchas gracias... Buenas noches Torreón, hacía algunos años que no tenía la bendición de estar aquí en esta tierra que tanto quiero y en la que tanto me quieren. Gracias por ese cariño que me han regalado durante tantos años, gracias por su presencia, pero sobre todo... gracias por esos aplausos que me hacen seguir viviendo y seguir cantando mientras ustedes no dejen de aplaudir”. Con estas palabras el intérprete saludó a sus seguidores y en seguida regaló Por tu Maldito Amor.

Si “El Charro de Huentitán” hubiera traído coristas no habrían destacado porque fueron los mismos laguneros los que cantaban de principio a fin cada canción que interpretaba, con excepción de las que conforman su más rec iente disco, Necesito de Ti.

Nos Estorbó la Ropa, Urge, Acá entre Nos y Lástima que Seas Ajena también salieron a relucir en la velada. Al estar interpretando la cuarta, una señora, a través de un guardia de seguridad, le envió un ramo de rosas blancas al artista.

Kate del Castillo y Guy Ecker, de alguna forma también estuvieron en el show, pero no porque hubieran asistido, lo que ocurrió fue que “Don Chente” entonó Me Voy a Quitar de en Medio, tema principal de la novela La Mentira que se transmitió en 1998.

LA SORPRESA

Justo cuando el reloj se acercaba a las 11:00 de la noche y mientras Vicente entregaba a sus fanáticos Hermoso Cariño, en las pantallas instaladas en el Coliseo comenzaron a proyectarse imágenes de Alejandro Fernández, quien se encontraba entre el público. Emocionado por la sopresa, al igual que los asistentes, el también actor invitó a “El Potrillo”al escenario, juntos, cantaron Amor de los Dos y Perdón.

El intérprete de Se me Va la Voz provocó que decenas de laguneras gritaran: “Papacito”, o“Estás como quieres mi rey”, a la par que algunas más expresaban a Vicente, “Suegro, suegro”.

Tras la euforia que desató el ver a padre e hijo unidos, el esposo de “Doña Cuquita” continuó con los temas Millón de Primaveras, Para Siempre y Estos Celos, que forman parte del disco Para Siempre, que le produjo Joan Sebastian.

Vicente Fernández cuenta con unos kilitos de más. Mantiene su cabello cano; con las cejas y el bigote negros. Su concierto fue bastante extenso, duró tres horas y fueron un total de 50 canciones. Concluyó en los primeros minutos de este sábado con la promesa de volver.

Viene, canta y se va Aunque la idea de Alejandro era dormir en La Laguna, según supo esta casa editora desde el mediodía de de ayer, a final de cuentas “El Potrillo” dejó la región inmediatamente después del concierto.

Una persona que colabora con él, cuyo nombre no quiso que se revelará, informó que Alejandro arribaría a las 6:00 de la tarde a La Laguna, sin embargo, esto no ocurrió así.

“Por causas de fuerza mayor aterrizamos en Torreón hasta las 9:00 de la noche, incluso habíamos pedido la suite de un hotel, pero pues ya no nos vamos a quedar, tenemos que estar a primera hora del sábado en Acapulco”.

El informante explicó que hacía tres meses que por compromisos laborales, “El Potrillo” no veía a su padre, por lo que eligió al Coliseo para que fuera el sitio que los uniera de nuevo por unos instantes. “El señor Jaime Camil fue cómplice de la sorpresa”.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles