Weekly News

Estados Unidos es una mala influencia por torturar: ONU

11 de marzo de 2010.

La reacción de Estados Unidos y sus aliados tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 al intensificar la práctica de la tortura por sus investigaciones, ha supuesto una mala influencia para el resto del mundo, lamentó ayer el relator especial de Naciones Unidas sobre la Tortura, Manfred Nowak.

"Muchos países pensaron que si Estados Unidos utilizaba la tortura en su interrogatorios y detenciones, ¿Por qué no nosotros?", explicó el experto en una conferencia de prensa en Ginebra, en la que hizo un balance de su mandato de cinco años.

Nowak resaltó la contradicción entre el hecho de que se ve al país norteamericano como "el que inventó los derechos humanos", mientras que -agregó- "todo el mundo sabía que Estados Unidos practicaba la tortura, aunque lo negase" el Gobierno del entonces presidente, George W. Bush.

El experto, en sus últimos meses en el cargo, denunció, por otra parte, que 4 mil millones de personas en el mundo no tienen acceso a una justicia adecuada ni tampoco a un abogado.

Reclamó por tanto que la ONU establezca una Corte Mundial de Derechos Humanos, como ya ocurre en Europa con el Corte Europea de Derechos Humanos, algo que en particular supondría una gran ayuda para los más pobres, y la forma "más efectiva" de erradicar la tortura.

Nowak reveló que este verano visitará Cuba para investigar sobre las posibles torturas y malos tratos en la isla, aunque recalcó que el país "está comprometido" en este aspecto, y rehusó incidir en algún punto negativo al considerarlo inoportuno antes de emprender su viaje.

Obama, más popular que el Congreso Los estadounidenses detestan al Congreso cada vez más a medida que se acerca la batalla sobre la reforma de los cuidados médicos, aunque más de la mitad sigue apoyando al presidente Barack Obama, un alivio en un Partido Demócrata que teme perder a lo grande en los comicios de noviembre.

El último sondeo de Associated Press-GfK indicó que menos estadounidenses aprueban la gestión del Congreso que de la Presidencia de Obama. Ese respaldo ha caído de forma espectacular desde enero a un 22% mientras se eterniza el debate sobre la reforma de los cuidados médicos en el Capitolio.

De esa ira no se libra ni la mayoría demócrata ni la oposición republicana; la mitad de los encuestados dijo que desea el cese de sus congresistas.

En contraste, la popularidad de Obama se mantiene en un 53 por ciento



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles