Weekly News

Kikín Fonseca, de la gloria al olvido

24 de marzo de 2010.

Pocos se dieron cuenta, pero Francisco Fonseca no apareció otra vez en el once de Tigres en la última fecha del torneo Bicentenario, partido que por cierto perdieron los felinos con goliza de 4-0 a manos del Cruz Azul.

El también llamado Kikín fue relegado al equipo Sub-20 de la Universidad Autonoma de Nuevo Leon (UANL) que este fin de semana también jugó ante la escuadra juvenil de la Máquina, donde por cierto, también cayeron con marcador de 1-0.

De hecho, Tigres pudo haber empatado, de no ser porque Fonseca se dio el lujo de fallar un penal en ese mismo partido.

Y es que la razón del bajo rendimiento del Kikín es una incógnita. En los últimos seis torneos, Fonseca suma apenas siete goles, casi un gol por competencia.

Hasta el Mundial de Alemania 2006, el delantero se convirtió en una figura mediática en México de alta rentabilidad, incluso, dando de qué hablar por su noviazgo con la actriz de Televisa, Jacqueline Bracamontes.

Se convirtió en el jugador más caro de la historia del futbol mexicano, después de que el Benfica de Portugal desembolsara 6 millones de dólares tras su actuación en el certamen futbolero en territorio germano.

Sin embargo, su carrera ha tomado una pendiente negativa y sin freno.

Poco a poco la chispa se fue apagando al regresar a México. tras su fugaz y trompicado paso por el futbol europeo, donde nunca se pudo acoplar. Era suplente y en las últimas ocasiones sólo era un espectador más en las gradas.

De la cumbre al fracaso

Fonseca fue bicampeón del futbol azteca con los Pumas en el 2004. Se echó a la afición a la bolsa cuando jugó una final con la clavícula fracturada, además de aquella aparición que realizó con la porra de los felinos como señal de humildad con la fanaticada.

El anterior escenario fue aprovechado por el jugador y su venta al Cruz Azul por 3 millones de dólares fue inminente, además de ganarse el rencor de los aficionados universitarios.

Después se enfiló a las filas del Benfica portugués. Tras casi un año sin actividad, fue relegado, primero a la banca y después ya ni siquiera fue considerado.

Tigres de la UANL se encargó de repatriarlo al adquirir su carta por 4.7 millones de dólares, con un sueldo de 100 mil dólares al mes, cifra que lo convirtió en el futbolista mexicano mejor pagado de la liga.

Pero su rendimiento no fue el más destacado que se esperaba, convirtiéndose en un elemento que le salió demasiado caro al plantel de Tigres y que no valió su precio.

Francisco gozó de ser un ícono del futbol, de la sociedad y la vida política de México. Ahora, la triste realidad es que ya no es ni la sombra de aquél que disfrutaba de salir con actrices y de tener un cartel asegurado en cada partido que disputaba.

Y por lo visto, ni en el segundo equipo felino podrá hacer goles.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles