Weekly News

El paso del norte

29 de marzo de 2010.

Es una verdadera lástima, Ciudad Juárez esta convertida en un cuartel. El territorio urbano es patrimonializado por las fuerzas militares y policiacas de índole diversa. Las múltiples zonas de la ciudad son copadas por las tropas que ya definitivamente le cambiaron la faz y la vocación productiva a la región fronteriza antes llamada Paso del Norte; hoy más que nunca, el viejo “paso” es espacio de simple tránsito, acompañado de un resguardo impresionante de armas para “proteger” la civilización lograda con centenario y arduo esfuerzo de generaciones de fronterizos, que han entregado lo mejor de sus vidas en aras de construir la comunidad humana que terminó por llamarse Ciudad Juárez.

En este territorio urbano que se debate por y contra la dominación mafiosa de signo diverso, aun existe el esfuerzo por llevar adelante la labor educativa. El pasado viernes 26 de Marzo, en las instalaciones del ITESM, Campus Juárez, se efectuó un evento panel con estudiantes y maestros, cuyo tema fue precisamente el de Marketing político, ejercicio de comunicación pedagógica espléndidamente organizado por Carlos Irigoyen, joven y talentoso profesionista, coordinador institucional a la vez de la carrera de Mercadotecnia en la mencionada y prestigiosa institución de educación superior. Teniendo como detonante oportuno la participación en el panel de un grupo de comunicadores de esta ciudad, lo trascendente del evento fue la nutrida asistencia y correspondiente participación de maestros y estudiantes del reconocido Tec de Monterrey.

La preocupación fundamental se centró en perfilar el destino que le espera a Ciudad Juárez, dada la situación de brutal incertidumbre que se presenta en el momento actual; lo social, lo cultural, lo político y lo educativo, se constituyeron en renglones de análisis reflexivo que dieron sustancia al diálogo en referencia. Hay una profunda incredulidad en relación a lo que los partidos como organizaciones y los políticos como actores, puedan hacer para enfrentar este marasmo agónico en el cual la ciudad sufre de estertores malignos. Hoy más que nunca también se percibe al famoso marketing, como un encantamiento que cada vez en mayor medida pierde la magia de una seducción que nunca se sustentó en bases perceptivas perdurables, jamás poseídas por una opinión pública que adolece de una formación cultural insuficiente, pobre en su densidad cívica y política.

En el caso específico de los estudiantes del ITESM, puede observarse una inquietud bien afinada en relación a una conciencia clara de habitar en zona de altísimo riesgo; se saben generación en crecimiento y futuro abordaje a los diversos espacios institucionales de poder y toma de decisión, están formándose para desempeñar semejante tarea. Les preocupa el liderazgo y la productividad en el tiempo del fangoso terror urbano, quieren cumplir con su vocación de participar en la construcción de lo que perciben como la necesidad de acceder históricamente a algo distinto.

Lógicamente, ya no son fácilmente seducidos por las supuestas bondades de una democracia que parece nunca acabar por llegar, sin embargo, su actitud siempre evidencia posibilidades enormes de revertir la ignominia imperante.

Les inquieta también el clima de mafiosidad que se ven obligados a respirar, son las antípodas de la mediocridad, se nota a la vez un poderoso esfuerzo de sus profesores por abocarse a lograr la distinción académica a la que institucionalmente están obligados. Quieren no ser parte de la mafiosidad ambiente, sin embargo, dudan legítimamente de las posibilidades realistas de salir de un esquema social que cada vez se cierra en mayor medida al camino de la esperanza de un horizonte sin nubarrones de miedo. Habitan en este cuartel expandido que se llama todavía Ciudad Juárez, que en insólita reversión histórica parece recuperar su original vocación de ser simplemente el Paso del Norte.

Son protagonistas biológicamente involuntarios de la tragedia colectiva que les tocó vivir, su propio drama individual esta afortunadamente por escribirse, su libertad, prometedoramente por ejercerse.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles