Weekly News

Fracasa plan para policías profesionales

31 de marzo de 2010.

A 15 años de haberse planteado la profesionalización de la policía como eje central de las tareas de seguridad pública, el objetivo sigue sin lograrse y el modelo policial está agotado sin que se haya desarrollado una auténtica carrera policial, sostiene un diagnóstico elaborado por el Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC).

Las corporaciones policiacas del país enfrentan problemas como pauperización, elevados índices de rotación, deficiente capacitación y problemas de salud en 60% del personal, asegura el estudio La policía mexicana dentro del proceso de reforma del sistema penal.

La investigación, de Guillermo Zepeda Lecuona, alerta, en particular, sobre los elevados niveles de rotación de personal en las corporaciones policiacas municipales y estatales, que representa una ventaja para la delincuencia, pues “el crimen organizado se enfrenta a una policía local desarticulada, que se reinventa cada tres o seis años”.

La rotación, advierte, no afecta sólo a los policías de línea, sino también a los directivos, y como ejemplo de ello cita el caso del grupo que comanda actualmente a la policía municipal de León Guanajuato, y que hace dos años dirigía a la de Zapopan, Jalisco, mientras el trienio pasado estaba al frente de la de León.

“Ser policía en México significa tener un empleo mal pagado, de alto riesgo y con un estigma social muy negativo; por lo que se ha convertido en una actividad secundaria que se deja en cuanto surge una mejor opción”, afirma el autor, investigador asociado del CIDAC.

Este panorama es consecuencia de la respuesta cuantitativa que se dio al requerimiento de profesionalización policial, porque se incrementaron los recursos y el personal sin resolver los problemas de fondo.

Por ejemplo, precisa, en agosto del 2009, el personal asignado a funciones de seguridad ciudadana, procuración de justicia y sistema carcelario pasó de 380 mil personas en 2002 a 509 mil 173 en 2009, de los cuales 390 mil 781 (77%) son policías. El presupuesto global de estas áreas sólo en 2009 fue de 141 mil 313.9 millones de pesos.

Sin embargo, este flujo creciente de recursos no se ha traducido en una mejor capacitación de la policía, pues “cuando hay enfrentamientos mueren más policías que delincuentes por la poca capacitación y el menor equipamiento”.

Destaca que aproximadamente 40% de las lesiones que sufren los uniformados son autoinfligidas o causadas por sus propios compañeros en prácticas o durante operativos, generalmente derivadas del mal acondicionamiento físico y poco desarrollo técnico.

El estudio no detecta avances en la preparación de los policias, pues luego de más de una década de esfuerzos, los policías en México tienen una escolaridad promedio de 8.8 años de educación y 70% de los municipales está por debajo de los 10 años de estudios.

Zepeda considera que debe darse un cambio de paradigma: de la policía reactiva y punitiva al servicio público de policía, especializando la función policial en los segmentos de los conflictos sociales abordados por el sistema penal.

Estos son: delitos menores o conflictos sociales incipientes, que se atenderían con una policía de proximidad y participación ciudadana, delitos no intencionales de alta incidencia, que se combatirían con mapeo delictivo, rondines, patrullajes y operativos.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles