Weekly News

Entregan restos de rehén de las FARC

2 de abril de 2010.

Los restos del mayor de la Policía Julián Ernesto Guevara, secuestrado por la guerrilla de las FARC el primero de noviembre de 1998 y quien falleció en cautiverio el 20 de enero de 2006, a los 41 años, llegaron al fin a las manos de su madre, Emperatriz, quien no cedió en su lucha por recuperar a su hijo.

En medio de una solemnidad sobrecogedora, los despojos mortales de Guevara llegaron al aeropuerto de la ciudad de Villavicencio (sur) custodiados por la misión humanitaria integrada por la senadora Piedad Córdoba, monseñor Leonardo Gómez Serna, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el colectivo Colombianos y Colombianos por la Paz (CCP), que los entregó a su madre.

Guevara nació el 4 de agosto de 1965 en un hogar conformado por Emperatriz Castro de Guevara y Jorge Guevara Gómez, del cual nacieron 9 hijos. Desde su infancia, según cuenta su mamá, Julián se inclinó por ayudar y servir a los demás y jugaba a ser policía, institución a la que ingresó por voluntad propia.

Luego de cursar los estudios requeridos, Guevara comenzó su carrera en la Policía y, como tal, trabajó en varios sitios del país hasta cuando sus superiores lo trasladaron de Bogotá (1996) a Mitú, capital del selvático departamento del Vaupés (sur).

Allí, el 3 de noviembre de 1998, Guevara cayó en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que atacó el puesto policial en una acción en la que murieron 60 policías y otros 42 fueron secuestrados, tras una incursión con más de 1.500 rebeldes que destruyeron el pueblo lanzando cilindros bomba.

A partir de ese momento, Guevara y otros policías y militares pasaron a engrosar la lista de los canjeables, que es como denominan las FARC a un grupo de secuestrados y del que también han hecho parte políticos y extranjeros, entre ellos tres contratistas estadounidenses.

En 2002, las FARC permitieron la entrada de una comisión de la Defensoría del Pueblo al lugar en donde los rebeldes tenían confinados a varios de sus secuestrados.

En esa oportunidad, Guevara envió una carta en la que contaba algunas de las enfermedades que comenzaban a aquejarlo.



Durante los diálogos de paz de la Administración del presidente conservador Andrés Pastrana Arango (1998-2002) con las FARC se logró que la guerrilla liberara a 200 personas entre policías y militares, pero entre ellos no estaba Guevara.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles