Weekly News

Chicharito está predestinado al éxito

9 de abril de 2010.

Es 2010 el número de Javier Hernández. En lo que va del año aportó cuatro goles al Tri y enamoró a Javier Aguirre, quien lo convocó a la prelista de la Selección Nacional.

Después se transformó en líder de goleo individual del Bicentenario, con 10 anotaciones. Y si sumamos las 11 dianas que convirtió en el Apertura 2009, totaliza 21 tantos en Liga.

Hoy, El Chicharito agrega otro motivo de asombro: uno de los clubes más importantes en el mundo, el Manchester United, de Inglaterra, lo adquirió en compra definitiva.

Sin participar en todos los partidos del presente torneo mexicano, dejó una ventaja de dos goles, a falta de cuatro juegos para que concluya el campeonato. Con la verde, en 45 minutos añadió dos "pepinos" al triunfo sobre Bolivia (5-0) y contra Nueva Zelanda prácticamente flotó para conquistar un gol espectacular.

Aquella ocasión hizo pareja con Carlos Vela y la FIFA, de inmediato, los catalogó como la sexta dupla más peligrosa para el Mundial de Sudáfrica 2010.

En su última actuación, ante Corea del Norte, abrió la cuenta, para terminar de convencer al Vasco. El Chicharito no dejó ningún motivo de duda.

Rápido, fuerte y contundente, así es Javier Hernández Balcázar, quien en un suspiro cumple su sueño de actuar en Europa. Lo hará con todos los honores, en el emblemático Manchester United, bajo la recomendación, nada menos, de sir Alex Ferguson, considerado el mejor estratega del mundo y conforme a una estudiada labor de escouteo orquestada a nivel internacional.

Nació futbolísticamente en Chivas, porque no podía ser de otra manera.

Su abuelo, Tomás Balcázar, fue una de las leyendas del Campeonísimo, que lo ganaba todo y a todos.

En la Copa Mundial de Suiza 1954, Balcázar anotó un gol a Francia (en la derrota de 3-2), rival que ahora tendrá El Chicharito en La Copa del Mundo, 56 años después, con la posibilidad de repetir la hazaña de don Tomás.

Su nieto le aprendió el olfato goleador que lo caracterizó durante su carrera con el Rebaño Sagrado.

Javier Hernández, padre de la multicitada promesa, fue un referente ofensivo en la década de los 80 con los Tecos de la Autónoma de Guadalajara, Morelia y Puebla, así como en la Selección Mexicana. Habilidoso, bajito, caracolero y de ojo verde, El Chícharo quiso darle a su hijo una preparación adicional y desde pequeño lo instaló en colegios que le inculcaron el inglés.

Entenderse tampoco será impedimento para Javier Hernández Balcázar en el verde césped de Old Trafford.

Ahora, el muchacho quiere, no sólo emular a sus antecesores, sino superarlos para forjar su propia historia y dejar de ser el nieto de o el hijo de...

Dentro de la Liga Premier inglesa, en uno de los equipos con mayor exigencia en el mundo, pondrá a prueba su capacidad goleadora para no ser más una figura del futbol mexicano y convertirse en un astro del firmamento mundial.

Desde su debut en Primera División, Hernández quedó claro que es un delantero letal. Ingresó al minuto 82 ante Necaxa en el Apertura 2006, y al 87' ya festejaba su primer gol. En ese torneo, los rojiblancos sumaron su undécimo título, símbolo de la buena estrella del hoy delantero de los Red Devils.

Su carrera comenzó a despegar en el Clausura 2009. Jugó 759 minutos y marcó cuatro goles. Se ganó la titularidad un torneo después, para ser el mexicano que más goles ha anotado en el presente año futbolístico.

La playera del Tricolor no le ha pesado. Como lo hizo con el Guadalajara, llegó para quedarse. En su primera actuación con la verde ante Colombia dio un pase de gol para Paul Aguilar.

No, ya no participó en el Clásico frente al América. Estará en Sudáfrica y a su regreso reportará con el Manchester para actuar así en el Teatro de los Sueños.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles