Weekly News

´´Nunca hubo fuego cruzado´´; afirma madre de dos niños asesinados por militares

13 de abril de 2010.

TAMAULIPAS.- Cintya Salazar, madre de los dos pequeños que murieron por disparos de un convoy del Ejército mientras viajaban hacia Matamoros, exigió una explicación de por qué iniciaron la balacera.

La Secretaría de Gobernación (Segob) aseguró que la muerte de Bryan Almanza Salazar, de 5 años, y de Martín, de 9 años, ocurrió durante un enfrentamiento entre fuerzas militares y presuntos sicarios. Sin embargo, Cintya Salazar niega que tal fuego cruzado haya existido.

En entrevista radiofónica con Denise Maerker. narró que su esposo, cinco hijos, tres niñas y los dos pequeños muertos, su hermana embarazada, su sobrina de tres meses y su hermano de ocho años se trasladaban en una camioneta para disfrutar de un día en la playa.

Relató que cuando vieron un retén militar bajaron las ventanillas y disminuyeron la velocidad, para que los soldados vieran a la familia, “pero no nos dijeron nada, entonces voltee y vi que con un arma grande nos empezaron a disparar.

“Me sorprendió mucho porque no hubo una parada de retén... Lo único que hicimos fue que traté de hacer reaccionar a mi esposo, nosotros corrimos para el monte. Lo único que queríamos era salvar a los niños, mis tres niñas, mi sobrina, mi hermana embarazada, mi sobrino de tres meses y mi hermano de ocho años”, narró.

“Tratamos de cruzar para el monte, porque en el momento en que nos empezaron a tirar nos poncharon las llantas, la troca se salió, gracias a Dios no íbamos recio, porque me imagino nos hubiéramos volteado”.

“Nos seguían disparando”

“Sería imposible que ellos no vieran tanta corredera de niños y así seguían disparando, todavía en el monte... y yo les gritaba que no, que no tiraran. Cuando yo ya quise bajar a mi hijo, el de cinco años, me lo mataron en mis brazos. Yo le gritaba a mi esposo, Martín me mataron a Bryan... mi esposo lo único que hizo fue ayudarme con una sola mano, porque la otra se la desgarraron. Todavía quise salvar a mi otro hijo, al que se me quedó en la troca, y en el momento que abrí la cajuela me aventaron una granada”.

Narró que llegaron a un rancho donde los ayudaron y arribó una ambulancia y Protección Civil. De ahí los llevaron a Miguel Alemán. “Yo lo que necesito es una explicación, yo sé que con nada me van a poder regresar a mis hijos, pero yo necesito una explicación... usted cree que si yo hubiera sabido que estaba pasando eso, yo iba a arrimarme, yo si veo un retén yo me paro, porque el que nada debe nada teme, al contrario yo sabiendo que iba mi familia, me detengo.

“¿Por qué no me hicieron el favor de tirarme por enfrente para que mejor nos mataran a todos. Por qué nomás a mis dos niños? Tengo tres niñas, me quitaron a mis únicos hombrecitos”.

Cintya Salazar pidió ayuda al gobierno federal para que su esposo sea atendido por la lesión de balas que le destrozaron la mano. “Yo necesito una respuesta, que se castigue a los que me hicieron esto”.

EL UNIVERSAL



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles