Weekly News

Traban las adopciones en Haití

14 de abril de 2010.

Problemas logísticos y divisiones en torno a cómo proceder entorpecen la adopción de miles de niños afectados por el terremoto que destruyó Haití.

Los obstáculos son enormes, empezando por la necesidad de registrar a los niños que necesitan nuevos hogares. Esto permitiría a las autoridades saber quiénes son candidatos a la adopción y quiénes no porque tienen familiares en condiciones de hacerse cargo de ellos.

También hay que reformar el sistema de protección del menor de Haití, actualizar sus leyes de adopción y mejorar los programas de reunificación familiar en ese país.

Además hay que superar profundas divisiones en torno a la celeridad con que hay que expandir las adopciones.

Una prominente promotora de las adopciones por parte de estadounidenses es la senadora demócrata Mary Landrieu, quien considera que las organizaciones de ayuda que trabajan en Haití -incluida la UNICEF, la oficina de las Naciones Unidas encargada de los menores- no apoyan lo suficiente la idea de las adopciones internacionales.

"Si UNICEF no cambia de política, le va a costar mucho recibir el apoyo del Congreso estadounidense", amenazó Landrieu.

Landrieu y otros legisladores estadounidenses visitaron Haití y hablaron con funcionarios sobre los huérfanos.

Desde el terremoto del 12 de enero, unos mil niños haitianos fueron entregados a familias estadounidenses que habían iniciado trámites de adopción antes del temblor. La cantidad de niños que buscan nuevo hogar aumentó mucho luego del temblor.

"En Estados Unidos hay fuerte apoyo para la propuesta de ampliar las oportunidades de adopción lo antes posible", afirmó Landrieu. "Hay miles de niños que no tienen padres ni familiares" que puedan hacerse cargo de ellos.

La UNICEF dice que puede llegar el momento en que las adopciones internacionales en gran escala sean lo indicado, pero que el primer paso es hacer un registro de todos los niños vulnerables y tratar de mejorar las condiciones de ellos y de sus familias en Haití.

"Es un tema complejo", expresó Susan Bissell, directora del departamento de protección del menor de la UNICEF. "Primero hay que crear un registro. Luego encontrar familias para los niños, incluidas adoptivas. No nos oponemos a las adopciones internacionales, lo que no queremos es explotación".

Bissell dijo que le "entristece" la hostilidad de ciertos sectores de Estados Unidos que promueven adopciones inmediatas.

Carolyn Miles, jefa de operaciones de Save the Children, organismo que ayuda a los huérfanos en Haití, afirmó que las disputas giran en torno a la velocidad con que se debe proceder.

"Cuesta determinar qué tan grave es el problema sin un sistema de registros", declaró Miles. "No hay archivos. Determinar si un niño es huérfano no es fácil. Hay que ir a sus pueblos y tratar de encontrar gente que conozca sus familias".

Se calcula que un 40% de la población de Haití tiene menos de 14 años, incluidos 50,000 niños que vivían en orfanatos antes del terremoto y otros 200,000 que no vivían con sus padres. Es común que los padres abandonen a los hijos y que éstos sean contratados por familias pudientes para que trabajen como sirvientes.

Cientos de miles de niños haitianos no tienen certificados de nacimiento, lo que complica los trámites de adopción. La Organización de Estados Americanos propuso que se emitan cédulas de identificación a todos los niños, pero calcula que eso tomaría unos tres años.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles