Weekly News

América aún tiene vida

15 de abril de 2010.

Los desencajados rostros del final resultaban la mayor muestra de lo estéril que parecía la igualada (0-0) entre América y Pumas en el Estadio Azteca.

Sin embargo, el reparto de puntos en Santa Úrsula, combinado con el descalabro del Morelia en casa ante los Jaguares (1-2) y el empate del Pachuca ante el Cruz Azul (2-2), le permiten a las Águilas mantenerse en zona de clasificación en el segundo sector, aunque bien pudieron dar un salto descomunal y de paso asestarle un golpe importante a un acérrimo rival como lo son los felinos, que tuvieron también el beneficio de las igualadas celeste y santista (1-1) para no perder su posición de privilegio en el Grupo Tres.

El pueblo auriazul vitoreó a sus jugadores, pero fue más costumbre que premio. Los azulcrema no mostraron tanto amor, aunque sí regalaron algunos aplausos a los futbolistas de Jesús Ramírez.

El América volvió a fallar con superioridad numérica en el campo. La expulsión de Jehu Chiapas (72') le ofrecía la oportunidad de tener un cierre frenético. Lo cumplió a medias. La victoria representaba mucho, pero el revés quizá más, así es que no asfixiaron a los visitantes.

Pável Pardo y Daniel Montenegro volvieron a ser las piezas clave en la generación de juego ofensivo. El problema es que Antonio López aún no rompe completamente. El chico tuvo aquella inmejorable opción, tras el mágico pase del Rolfi. Pecó de soberbia en la definición y le regaló la pelota a Sergio Bernal, desatando la rabieta de ambos estrategas.

Chucho se unió a los regaños de Montenegro sobre Tony, mientras que Ricardo Ferretti llamó la atención a Luis Fuentes por su falta de oficio en la marca.

El canterano auriazul la pasó mal, sobre todo en el primer tiempo. Ángel Reyna lo desquició con su habilidad y desparpajo, por lo que Chiapas tuvo que replegar para hacer el dos contra uno. El Tuca sabía que perdía salida por la banda izquierda, pero el sacrificio valía la pena.

Jehu controló al volante americanista, lo borró del campo, así que Ramírez lo sustituyó con Miguel Layún, hombre de vocación defensiva.

Los universitarios priorizaron la destrucción, cuando se quedaron con un hombre menos. La velocidad de sus mediocampistas les permitió apostar al contragolpe, al tiempo que las Águilas mostraban sus carencias en la última zona.

La banca local se emocionó cada que el balón llegó a los pies de Montenegro, quien no pudo probar fortuna de larga distancia. Leandro Augusto y Carlos Humberto González lo apretaron cada que insinuó ir al arco, por lo que el argentino tuvo que buscar a López y a Daniel Márquez, la dupla ofensiva que Chucho Ramírez colocó en los minutos finales.

Los dos comprobaron que aún no están preparados para cargar con la responsabilidad que conlleva ser el centro delantero azulcrema. La directiva del club ya le busca sustituto a Salvador Cabañas, porque es innegable que le urge un "matón" en el área.

Ramírez y Montenegro les solicitaron calma, consejo inútil para dos chicos a los que les pesó el entorno, sobre todo López, a quien le rebotó cada balón que intentó tocar.

Velada de apoyo irrestricto y poca respuesta en la cancha. Los Pumas completaron la tercia de 0-0 frente a sus acérrimos rivales. Águilas, Cementeros y Chivas no les hicieron una sola anotación en el Bicentenario 2010, pero ellos tampoco marcaron alguna.

Le quedan 180 minutos a sus respectivas batallas por la fase final, en las que el punto cosechado ayer no serviría de mucho; sin embargo, esa unidad, por lo pronto, mantiene a ambos con vida rumbo a la Liguilla.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles