Weekly News

Se niega el Senado a abrir gasto

23 de abril de 2010.

Los senadores se aprobaron ayer un reglamento a modo para mantener en la opacidad las partidas millonarias que gastan cada año.

Luego de tres años de discusión, legisladores de todos los partidos aceptaron tener una nueva normatividad que les prohíbe recibir sobornos de particulares, regula su acercamiento con los cabilderos, limita sus faltas a sesiones y les exige mayor productividad en su labor legislativa.

Éste entrará en vigor el 1 de septiembre de este año, día en que también estrenarán su nueva sede.

La lluvia de halagos al ordenamiento se vio opacada por una propuesta del senador del PT, Ricardo Monreal, para modificar el dictamen y establecer la obligación de los órganos de dirección a rendir cuentas.

Esto, porque actualmente en la página de Transparencia del Senado existe información rezagada sobre la asignación de recursos y no se detalla el monto de recursos que recibirá cada bancada en 2010 ni cuánto o cómo los gastó en 2009.

Por ejemplo, sólo establece que el año pasado los grupos parlamentarios, los seis en conjunto, recibieron 573 millones de pesos.

Tampoco hay datos sobre el monto al que tienen derecho las comisiones y comités o la Mesa Directiva de la Cámara alta.

En el Artículo 296 se afirma que la Cámara Alta transparentará sólo lo que ordena la Ley en la materia, y lo que pudiera considerarse como "socialmente útil y relevante" por el Comité de Transparencia.

"Se mantiene la opacidad y se mantiene el privilegio para los órganos de dirección. ¿Quién sabe cuánto se entrega a sus grupos parlamentarios?, ¿Quién sabe en qué se gastan?

"Ahora que tenemos la oportunidad de rendir cuentas no somos capaces de meternos a este tema y le damos al vuelta. Aplicamos 'hágase la voluntad de Dios en los bueyes de mi compadre, a nosotros no nos toquen", recriminó Monreal, cuya propuesta fue rechazada.

SOBORNOS Con el nuevo ordenamiento, los senadores tendrán prohibido aceptar sobornos a cambio del sentido de su voto e influir con ello en las decisiones legislativas.

"Los senadores o el personal de apoyo no pueden aceptar favores, dádivas o pagos en efectivo o en especie por parte de persona alguna que realice cabildeo o participe de cualquier otro modo para influir en las decisiones del Senado", señala el Artículo 229 del decreto.

Los legisladores o las comisiones deberán informar a la Mesa Directiva si un cabildero se les acerca para solicitarles votar o rechazar cierta iniciativa.

Las sanciones para quien incumpla el reglamento serán las contempladas en la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas, las cuales van desde una amonestación pública hasta la inhabilitación o suspensión temporal del cargo.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles