Weekly News

El ex presidente Bill Clinton dice que "México no es un Estado fallido"

25 de abril de 2010.

Washington, 25 abr (EFE).- México "no es un estado fallido" y su gobernante, Felipe Calderón, ha hecho grandes esfuerzos para defender la sociedad frente a los traficantes de drogas, afirmó hoy el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton.

En el curso de una entrevista con el programa "Al punto" de la cadena de televisión Univisión, Clinton señaló que Calderón "ha hecho todo lo que pudo para aumentar la capacidad de defenderse contra los traficantes mexicanos de narcóticos".

Pero estos "decidieron pelear y están bien armados. (...) Por eso tenemos esta violencia explosiva".

El ex mandatario (1993-2001) sostuvo que "una de las cosas más desafortunadas que han ocurrido del lado estadounidense es que la Administración previa (la del presidente George W. Bush) permitió que expirara la prohibición de la venta de armas de asalto".

Los traficantes de droga mexicanos, añadió, pueden ingresar a EE.UU. y comprar armas de alto calibre que luego llevan a México.

Desde la asunción de Calderón, en diciembre de 2006, hasta el pasado 13 de abril habían perdido la vida 22.743 personas en México por la acción de esas bandas, según datos oficiales filtrados desde el Senado de ese país.

"Es una situación muy difícil", continuó Clinton. "Lo correcto para Estados Unidos, aparte de que hagamos todo lo posible para reducir nuestra propia demanda (de drogas) y desmantelar nuestras redes de distribución en EE.UU., es apoyar a México".

Bill Clinton, que esta semana visitó México para dar una conferencia magistral, opinó que "hay esperanzas para una reforma de la ley de inmigración" en su país durante este año, aunque señaló dos factores que, según él, han demorado el esfuerzo del presidente Barack Obama para lograrla.

"Una es que (Obama) pensó que la reforma de sanidad sería aprobada mucho más rápido", dijo. "Y además empeoró la situación económica y se han perdido muchos empleos (...) de manera que las personas en posición económicamente insegura temen que una reforma de inmigración hará más difícil que los estadounidenses encuentren empleo".

En cuanto a Cuba, el ex gobernante sostuvo que tanto su esposa, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, como el presidente Obama "quisieran ver una mayor reconciliación de Estados Unidos con los cubanos en la isla".

"El presidente no puede levantar el embargo. Se requiere la aprobación del Congreso", explicó. "Pero el presidente puede hacer que haya más viajes y otros intercambios. Todo lo que (el Gobierno de Cuba) tiene que hacer es responder a nuestras preocupaciones por los presos políticos y la ausencia de libertades personales, políticas y económicas".



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales

Notas relacionadas



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles