Weekly News

EU revisa legalidad de Ley Arizona

27 de abril de 2010.

La secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano, criticó este martes la ley antiinmigrante de Arizona, al considerar que desviará recursos federales del combate a crímenes serios como el pandillerismo hacia tareas migratorias.

"Desde el punto de vista del Departamento de Seguridad Interna (DHS) y de la Oficina de Servicios Migratorios y Aduanales (ICE) tenemos preocupaciones profundas con esa ley desde la óptica del cumplimiento de la ley", dijo Napolitano ante el Comité Judicial del Senado.

"Creemos que desviará recursos que necesitamos para enfocarnos sobre aquellos que están en el país ilegalmente y que están cometiendo los crímenes más serios, como los fugitivos por delitos graves y pandilleros", apuntó.

Napolitano, quien como gobernadora de Arizona vetó en dos ocasiones iniciativas de ley similares, reaccionó así al comentario del presidente del Comité, Patrick Leahy, quien aseguró que la nueva ley SB1070 de Arizona será impugnada por razones constitucionales.

La secretaria de seguridad interna señaló que el Departamento de Justicia revisa la legislación en detalle e indicó que el lapso de 90 días para su entrada en vigor da tiempo a las autoridades federales para evaluar si la ley cumple criterios de constitucionalidad.

Napolitano, quien dedicó su testimonio a la situación en la frontera con México, destacó el nivel de cooperación sin precedentes con el gobierno mexicano y sostuvo que la seguridad fronteriza no es incompatible con una reforma migratoria integral.

"La reforma migratoria integral debe estar en nuestro radar", subrayó la funcionaria tras sostener que la legalización de indocumentados no significa una amnistía migratoria. "No es amnistía, es una serie de sanciones que tendrán que cumplir".

Napolitano se pronunció en contra de la propuesta de que los 10.8 millones de inmigrantes indocumentados regresen a sus países de origen como condición para ser incluidos en una reforma migratoria.

"Sería una enorme tarea administrativa, regresar a su país y regresar legalmente; se necesita que paguen una multa, nos den sus datos biométricos, pague sus impuestos y unas sanciones por haber violado la ley", explicó.

Pero el senador republicano por Alabama, Jeff Sessions, uno de los principales opositores a la reforma migratoria, señaló que los estadunidenses no desean una reforma migratoria a menos que haya un verdadero control fronterizo.

"La reforma migratoria integral no puede darse hasta que hayamos terminado con la idea de una frontera abierta", dijo Sessions.

La reforma migratoria desató en los últimos días una escaramuza entre demócratas y republicanos por la intención del líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, de colocar la migración antes que la iniciativa energética.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales

Notas relacionadas



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles