Weekly News

Pide Vaticano acoger a víctimas de pederastas

28 de abril de 2010.

El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, instó a los obispos y a quienes ocupan un puesto de responsabilidad en la Iglesia Católica a acoger y escuchar a las víctimas de sacerdotes culpables de abusar sexualmente de menores.

"La primera línea sobre la cual se debe mover la Iglesia es la escucha, la atención, la participación en el sufrimiento de las víctimas", dijo el sacerdote.

Subrayó que el Papa Benedicto XVI puso el ejemplo concreto cuando se entrevistó en privado con grupos de víctimas en Estados Unidos, (en 2008), en Australia (julio del mismo año) y el pasado 18 de abril en la isla de Malta.

Según el vocero papal, "el camino justo" para quien tiene una responsabilidad espiritual y pastoral, es partir de una escucha profunda, una relación personal, porque las heridas en este campo son profundas en el ánimo de las personas.

Los ofendidos, dijo, para poder encontrar un camino de sanación deben sentirse entendidos, acogidos, ayudados en su dignidad personal profunda, que debe ser curada.

La Iglesia Católica enfrenta una de las mayores crisis de los últimos años debido al gran número de sacerdotes acusados de abusar sexualmente de menores en varios países, entre ellos Irlanda, donde dos reportes independientes sacaron a la luz años de ataques.

Benedicto XVI enfrentó el problema irlandés convocando a varias reuniones extraordinarias con obispos del país y escribió una extensa carta en la que pidió perdón por lo ocurrido, condenó a la pederasta y dio indicaciones generales sobre cómo manejar la crisis.

Al respecto, Lombardi apuntó que esa misiva ofrece la panorámica más completa de las actitudes y de los caminos sobre los cuales la Iglesia se debe empeñar en este campo.

"El Papa habla muy profundamente de la atención al sufrimiento de las víctimas y de sus familias, (la necesidad de) comprenderla en profundidad, hacerla propia, porque sólo así se puede encontrar el verdadero punto de partida para el camino del mejoramiento", indicó.

Destacó que el Pontífice se comprometió a hacer justicia, para lograr que quienes han cometido estos "crímenes y estos pecados" rindan cuentas ante Dios, pero también ante los hombres, de los actos que cometieron y así restablecer la confianza en la Iglesia.

A esas acciones, Benedicto XVI sumó el llamado a todos los responsables eclesiásticos, en particular a los obispos, para una buena formación de los candidatos al ministerio sacerdotal o de quienes coordinan las actividades pastorales, reseñó.

"Los voluntarios y personas empeñadas en los organismos eclesiales deben aplicar todas las medidas de formación y de prevención para evitar que algo similar ocurra en el futuro y exista una verdadera protección de la infancia y la juventud", sostuvo.

Además recordó que el Papa ha prometido realizar visitas apostólicas en ciertas diócesis e instituciones, donde se considere necesario, como la que está en curso para los Legionarios de Cristo.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales

Notas relacionadas



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles