Weekly News

Cruz Azul pierde otra final; Tuzos campeón

29 de abril de 2010.

Maldito como el historial de los últimos 13 años, el Cruz Azul volvió a sufrir otra derrota. Esta, quizá, la más dolorosa.

Porque en tiempo de compensación, Edgar Benítez impulsó el balón en las redes, para coronar una merecida victoria 1-0 (2-2 global) que da al Pachuca la Liga de Campeones de la Concacaf y el boleto al Mundial de Clubes 2010, gracias al tanto de Damián Álvarez en la ida.

Ahora en el estadio Hidalgo, otra derrota con tintes de tragicomedia para los Cementeros. La actuación de José de Jesús Corona no bastó para salvar a La Máquina de otro fracaso y completó así la decena de finales perdidas en los últimos 30 años, sin incluir el meritorio subcampeonato de la Copa Libertadores 2001.

Cruz Azul ya se veía con el trofeo, pero su apuesta defensiva y temerosa lo dejó con un nuevo subcampeonato en sus vitrinas, ante una afición apesadumbrada, que ya ni siquiera encontró en el llanto la fórmula para desahogar sus penas.

Al inicio El 'Chuletita' Javier Orozco le gana la espalda a Gerardo Rodríguez y se da un autopase con la cabeza, mas el arquero Miguel Calero sale a tiempo para impedir el gol y el rebote no le queda a Emanuel Villa, en el presagio de lo que vendría después.

El inicio celeste parece propicio. No es así, porque al 18, Jaime Lozano proyecta un centro que anticipa Rodríguez a Villa, cuando éste preparaba el testarazo.

La jugada más peligrosa ocurre, sin embargo, en el área celeste. Al 24, Damián Álvarez filtra un balón al incorporado José Francisco Torres, quien abierto por izquierda saca centro a segundo poste, Corona le hace confianza a ese balón y éste aterriza sobre el travesaño.

La respuesta de La Máquina está a punto de darle la anotación. Castro envía un servicio que busca a Maxi Biancucchi. El argentino llega tarde, pero el balón le queda al Jimmy Lozano, quien cruza demasiado su tiro y perdona a Calero.

Lo mismo ocurre en el área visitante. Esta vez Damián Manso cede a Edgar Benítez, quien también cruza demasiado ante el lance de Corona. En el cierre del primer lapso y a lo largo del complemento, crece la figura del otrora arquero del Tri. Detiene un balón a boca de gol, ataja un disparo de José Francisco Torres y se salva tras un rebote generado por el ingreso de Ulises Mendívil, enseguida de un tiro centro de Álvarez.

La polémica también acompaña el encuentro. En el 52, Cervantes barre sobre Cvitanich y aunque se pide penalti, la realidad es que la jugada parece limpia.

Enrique Meza emplea una línea de tres, agrupada por Melvin Brown, Horacio Cervantes y Fausto Pinto, ya sin el lento y desubicado Edcarlos, instalado en el banquillo albiazul. En mediocampo, Héctor Gutiérrez y Cristian Riveros trabajan en la recuperación, en tanto que Alejandro Castro y Jaime Lozano hacen su labor en las bandas.

La terna ofensiva de Orozco, Villa y Biancucchi no ofrece muchos resultados. Con el correr de los minutos, Pachuca encierra a Cruz Azul en su área y entre las jugadas más dramáticas sobresale el cañonazo de volea de Juan Carlos Rojas que encuentra la humanidad de Horacio Cervantes (al 80) o la maniobra del propio Rojas, quien se hace de un rebote, recorta a Jimmy, mas a la hora de fusilar envía el zurdazo a la tribuna, frente al agónico '¡ahhhh!' de los asistentes.

Y no se diga ese balón que Corona le quita de la cabeza a Mendívil. Hasta que, cuando ya no había tiempo para más, El Pájaro llegó de frente a la portería y superó a Corona a su derecha.

Rostros desencajados los de una Máquina que volvió a fallar a la hora cero y esta vez sobre el límite, por lo que ya ni llorar es bueno. '¡Sí se pudo, Sí se pudo!' clamó una vez más el tuzo campeón.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales

Notas relacionadas



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles