Weekly News

Expertos sumergen cúpula para controlar derrame

7 de mayo de 2010.

Un grupo de ingenieros bajó cuidadosamente la cúpula de acero y concreto sobre un pozo petrolero descontrolado en el lecho del Golfo de México, en un intento innovador por capturar la mayor parte del crudo que se escapa al mar y evitar que crezca el desastre ambiental.

La caja de 90.7 toneladas métricas (100 toneladas) está diseñada para recolectar hasta el 85% del petróleo que brota del fondo del Golfo de México y canalizarlo hacia un buque tanque. Podría llevar varias horas hacerlo descender con una grúa hasta el pozo, después de lo cual se colocará un tubo de acero entre la parte superior de la caja y el barco. Toda la estructura podría estar funcionando para el domingo.

'No hemos hecho esto antes. Es muy complejo y no podemos garantizarlo', advirtió David Nicholas, portavoz de British Petroleum, la empresa propietaria de la plataforma que explotó el 20 de abril y se hundió en el mar generando el derrame. 'Es muy complejo y no podemos garantizarlo'.

La misión se volvió aún más urgente después de que el petróleo comenzó a llegar a islas que albergan delicados ecosistemas.

Los gases peligrosos que emanaban del agua aceitosa en la noche sin viento retrasaron varias horas el descenso de la caja. Una chispa generada por la fricción del metal podría generar un incendio.

Sin embargo, una grúa elevó la caja desde el barco de suministros Joe Griffin y la introdujo en el golfo después de las 22:00 horas mientras sus costados eran manchados por el petróleo oscuro al tiempo que desaparecía de la superficie.

La tecnología ha sido usada varias veces en aguas bajas pero nunca a grandes profundidades, de 1.524 metros (5.000 pies) .

La caja _que se parece mucho a un cobertizo de 12 metros (40 pies) de altura_ debe ser colocada con precisión sobre el pozo, porque de otra forma podría dañar el tubo del cual está saliendo el petróleo y empeoraría el problema.

Doug Suttles, portavoz de BP, dijo que no le preocupa que ocurra algo así. Mediante robots submarinos se han estado despejando pedazos de tubo y otros escombros cerca de donde será colocada la caja con el fin de evitar complicaciones.

'No creemos que pudiera empeorar las cosas', afirmó.

Otros riesgos incluyen tapones de hielo en los tubos _un problema que las tripulaciones intentarán evitar bombeando continuamente agua caliente y metanol_ y el peligro de explosión al separar la mezcla de petróleo, gas y agua que llega a la superficie.

'Me preocupa cada fase, como pueden imaginarse', dijo David Clarkson, vicepresidente de proyectos de ingeniería de BP.



Si la caja funciona, podría utilizarse otra que es construida para contener una segunda fuga submarina que es más pequeña.

'Ojalá funcione mejor de lo que esperan', dijo el primer oficial Douglas Peake a la AP.

El pozo comenzó a arrojar crudo el 20 de abril cuando la plataforma petrolera Deepwater Horizon explotó a 80 kilómetros (50 millas) de la costa en el Golfo de México, provocando la muerte de 11 trabajadores. Desde entonces ha estado arrojando aproximadamente 757 mil litros (200 mil galones) diarios al mar en el mayor derrame petrolero en el país desde el desastre del buque tanque Exxon Valdez en Alaska en 1989.

Ken Salazar, el secretario del Interior, suspendió el jueves todos los permisos nuevos de explotación petrolera marítima en todo el país al menos hasta fin de mes mientras el gobierno investiga el derrame en el Golfo de México.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles