Weekly News

Alcoholímetro, negocio de 'coyotes'

15 de mayo de 2010.

Policías preventivos del DF y personal de juzgados facilitan la labor de supuestos abogados al canalizar a automovilistas que han caído en el alcoholímetro y a quienes les ofrecen tramitar amparos con un costo de 3 mil 500 pesos para que no sean remitidos al Centro de Sanciones Administrativas.

Los agentes que trasladan a los detenidos desde el punto de detención al juzgado cívico correspondiente, facilitan el acercamiento de coyotes para que vendan amparos; lo anterior fue constatado durante el traslado de unos arrestados hacia las galeras ubicadas en la sede de la delegación Benito Juárez.

?Es un verdadero negocio, en el que los policías, como siempre, buscan sacar la mejor parte de un conflicto. Hace dos semanas me detuvieron por tomarme dos copas de vino tinto, pero el aparato marcó que no estaba en condiciones de manejar?, detalla uno de los testigos.

El procedimiento que usan los funcionarios que laboran en el programa Conduce sin Alcohol es que suben a una patrulla a quien no pasa la prueba del alcoholímetro, pero no es llevado de inmediato al juzgado sino hasta contar con dos o tres detenidos. El testigo refiere que ?luego de una hora en que juntaron tres conductores presuntamente ebrios, nos preguntaron si íbamos a querer un amparo, que costaba 3 mil 500 pesos?.

Los policías preventivos dijeron que no debían permitir que los coyotes se les acercaran, pero que les darían la oportunidad de aprovechar su presencia pues si no lo hacían en la calle luego no podrían tramitarlo desde las galeras de la delegación.

?Son 3 mil 500 pesos y no lo llevan El Torito (Centro de Sanciones Administrativas), lo menos, lo menos son 3 mil, si no traes te acompaño a tu casa o al cajero cuando salgas y allí me das el resto?, fue la negociación del coyote con una de las personas sancionadas por el programa.

En el juzgado otros policías recibieron a los arrestados y les dieron trato preferencial a los que pagaron su amparo. Antes el juez decía a los que contaron con dinero para adquirir su libertad, que no se preocuparan, que en unas cuantas horas regresarían a su casa; también escuchó las quejas de algunos detenidos que aseguraban que en el punto de revisión se les pidió soplar dos, tres y más veces al alcoholímetro.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles