Weekly News

España castiga delincuentes, Chihuahua les da privilegios

21 de mayo de 2010.

Por: Aarón Valenzuela
Chihuahua, Chih.- El sistema de Justicia Penal de la Nación, implementado en el estado de Chihuahua ha demostrado que no puede castigar a los delincuentes por falta de pruebas que lo condenen, sin embargo del otro lado del mundo, España condenó a tres personas a 1.040 años de prisión para cada uno por haber realizado un atentado en Madrid el año 2006.

La comparación entre estos dos sistemas de justicia de cada país demuestra que a pesar de que la ley debe de ir en contra de los que no la respetan, uno si aplica la justicia condenando a las personas hasta más años de cárcel, mientras que otro sólo les da una amonestación e incluso salen libres supuestamente por `falta de pruebas´.

Comparando hechos más recientes donde el Sistema de Justicia de la entidad de Chihuahua no ha castigado a los culpables de crimenes destacá el de Rubí Marisol, en donde tres jueces dejaron libre al asesino de la jovencita que la privara de la vida.

Ya que antes de ser interrogado por las autoridades el presunto asesino, Sergio Barraza dio a conocer como cometió el asesinato, sin embargo los encargados de sentenciarlo lo dejaron libre por no contar con las pruebas suficientes para así aplicarle una condena.

Esto demuestra que los asesinos cuentan con más apoyo por parte de las autoridades que las personas inocentes, ya que la minoría de las personas que están encerradas en alguna penitenciaria son inocentes y se les acusa por cargos que ellos no cometieron.

Inclusó hay personas que cumplen condenas demasiado grandes ya sea por un robo o un asalto, mientras que asesinos, violadores y secuestradores entran y salen de la prisión de manera fácil hasta algunos cumplen sentencias de mínimo ocho meses hasta cuatro años de cárcel.

Ahora la justicia implementada en España ha dejado mucho que pensar para las autoridades chihuahuenses, ya que recientemente condenaron a tres terroristas a 1.040 años de cárcel cada uno por hacer explotar una bomba en el aeropuerto de Madrid en el año 2006.

La Audiencia Nacional de España condenó a 1.040 años de prisión a cada uno de los tres miembros de ETA que participaron en el atentado terrorista que el 30 de diciembre de 2006 voló por los aires un aparcamiento de la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid, matando a dos ciudadanos ecuatorianos, así como 48 asesinatos más en grado de tentativa.

Igor Portu, Mattin Sarasola y Mikel San Sebastián tendrán además que indemnizar con 500.000 euros (unos 630.000 dólares) a la familia de Carlos Alonso Palate y con 700.000 a la de Diego Armando Estacio, las dos víctimas del atentado.

La sentencia se conoce un día después de que fuese detenida en Francia la cúpula militar de ETA, con su presunto jefe, Mikel Kabikoitz Karrera Sarobe, alias "Ata", a la cabeza.

La Audiencia Nacional no tomó en consideración las acusaciones de supuestas torturas a manos de las fuerzas policiales que los tres etarras esgrimieron tras su detención. Portu y Sarasola fueron detenidos en enero 2008 en el País Vasco. La detención de San Sebastián se produjo en febrero de ese año en Francia.

Los tres se negaron a declarar durante el juicio, que se celebró del 3 al 6 de mayo, alegando esos presuntos maltratos y calificando de "fascista" al tribunal presidido por el juez Alfonso Guevara.

Como consecuencia del atentado, Zapatero dio por roto el diálogo con ETA, que en más de 40 años ha matado a más de 800 personas en su intento de conseguir así la independencia del País Vasco del resto de España.

Por último aquí se demuestra como la justicia en los dos países es diferente, en uno se castiga al delincuente con la pena máxima, mientras que en el otro buscan un acuerdo para no dañar los derechos humanos de los criminales y dandoles privilegios como exhortandolos del delito que cometieron.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles