Weekly News

Talibanes ahorcan a niño de siete años porque su abuelo los criticó

11 de junio de 2010.

Un niño de siete años fue ejecutado en la horca por los talibanes en brutal acto de venganza, luego de que su abuelo se resistiera a someterse a las reglas extremistas de los insurgentes que controlan su localidad en el sur de Afganistán, informó el diario británico The Times en su edición digital.

Daud Ahmadi, vocero del gobierno provincial de Helmand, denunció que el asesinato ocurrió días después de que el abuelo del niño, Abdul Wudod Alokozai, criticara a los talibanes que controlaban Heratiyan, donde residía.

“Conozco a su padre y a su abuelo –dijo Ahmadi–. Su abuelo, que es un anciano dirigente de la tribu local que ahora está bajo control de los talibanes, dijo buenas cosas del gobierno afgano y formó un pequeño grupo para hacerle frente a los talibanes. Por eso los talibanes mataron a su nieto, en venganza”.

“No matamos niños”. Los talibanes, que ya en anteriores ocasiones han negado atentados contra civiles para no perder popularidad, rechazaron ser los autores de este infanticidio.

“Los enemigos de los talibanes son el gobierno afgano y las fuerzas extranjeras. Nunca matamos niños”, declaró el vocero de los insurgentes, Qari Yusef Ahmadi, quien negó asimismo otra versión que anunciaba el ahorcamiento del niño por haber espiado para las tropas de EU y la OTAN: “Todo el mundo sabe que un niño de siete años no puede ser un espía”.



Sobre esta última versión, vecinos de la aldea del niño ejecutado contaron que los talibanes lo registraron al menos y le descubrieron dólares, por lo que fue colgado de un árbol y los dólares metidos en la boca, como advertencia para los demás.

Preguntado sobre este asesinato en una conferencia de prensa, el presidente Hamid Karzai dijo que no tenía constancia de quién está detrás del crimen.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles