Weekly News

Suman 124 muertos por enfrentamientos en Kirguistán

14 de junio de 2010.

Los enfrentamientos étnicos entre kirguisos y la minoría uzbeka en el sur de Kirguistán han dejado 124 muertos, unos mil 685 heridos y casi 100 mil desplazados en los últimos cuatro días, según el balance del Ministerio de Salud de esa república.

Sin embargo, el líder de la comunidad uzbeka en Kirguistán, Zahalalidin Salakhuddinov, reportó más de 200 muertos, así como unos 100 mil uzbekos varados en la frontera con Uzbekistán.

Pese al estado de emergencia y el toque de queda, los enfrentamientos continúan este lunes por cuarto día en las regiones de Jalalabad y Osh, donde la noche del jueves pasado estalló la violencia étnica, informó la agencia de noticias de Kirguistán Akipress.

Este lunes, nuevos incendios se registraron en Osh -la segunda mayor ciudad del país, en la frontera con Uzbekistán, donde la comida y el agua ya son escasos debido a que saqueadores armados irrumpieron en tiendas.

El Ministerio del Interior del país confirmó que la situación en Osh y Jalalabad es “tensa”, dado que se han reanudado los tiroteos contra residentes y viviendas en un área de la ciudad.

El gobierno interino de Kirguistán, que asumió el poder en abril pasado tras una revuelta popular que derrocó al presidente Kurmanbek Bakiev, admitió que le está costando retomar el control en el sur de esta república ex soviética a pesar de haber movilizado al Ejército.

Ante la violencia étnica, miles de refugiados han huido en los últimos días a Uzbekistán, incluso unos 60 mil refugiados ya fueron registrados en la región uzbeka de Andijan, fronteriza con Kirguistán, según el Ministerio de Situaciones de Emergencia en esa región.

El viceprimer ministro de Uzbekistán, Abdullah Aripov, anunció que su país cerrará este lunes su frontera con Kirguistán y pidió ayuda internacional para los refugiados que ya han sido recibidos.

“Hoy (lunes) cesaremos de aceptar refugiados de Kirguistán porque no podemos alojarlos y carecemos de la capacidad necesaria para recibirlos”, dijo Aripov en el campo de refugiados de Yorkislok, cerca de la frontera.

El gobierno interino de Kirguistán ha acusado a los partidarios de Bakiev de haber orquestado estos disturbios, los peores en el país en dos décadas, los cuales se han propagado por el sur de la empobrecida república, que alberga bases militares estadunidenses y rusas.

Kirguistán espera la llegada de tropas rusas para estabilizar la situación, incluso el aeropuerto de la ciudad de Osh ha recibido la orden de preparar todo para el aterrizaje de los soldados de paz rusos, según la agencia Akipress.

El presidente ruso Dmitri Medvedev, quien pidió poner fin de inmediato a los enfrentamientos étnicos en Kirguistán, sólo ha enviado soldados al país para proteger las bases rusas en el norte de la república ex soviética.

Este lunes, los miembros de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) -una organización militar de siete ex repúblicas soviéticas- admitieron la posibilidad de usar todos los medios a su alcance para restablecer la paz en Kirguistán.

“No descartamos ningún recurso de los que están en el potencial de la OTSC y cuyo uso dependerá de cómo evolucione la situación en Kirguistán”, señaló la organización integrada por Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles