Weekly News

La Opinión de:
Edna Lorena Fuerte
Nuestro futuro debate

15 de junio de 2010.

Ver debatir a nuestros candidatos al gobierno del estado significa poner sobre la mesa las opciones que los chihuahuenses tenemos para elegir nuestro futuro próximo. De las tres opciones políticas que tenemos para esta elección, lo que hemos visto en los debates ha sido realmente poco, algunas posturas se han reafirmado, pero la constante ha sido mantenerse dentro de los márgenes de lo políticamente correcto, sin darnos a los chihuahuenses una verdadera diferenciación de las opciones con las que llegaremos a las urnas.

Mientras César Duarte confiado de su ventaja en las encuestas nos asegura conocer cada uno de los rincones de nuestro estado, Carlos Borruel se presenta como la opción más asertiva de esta oferta electoral, pues su trayectoria, dice, lo avala. Y sabedor de sus mínimas posibilidades Luis Adolfo Orozco sólo nos ha presentado un monólogo de sus buenas voluntades y sus muy particulares perspectivas. Pero dentro de todo, lo que ha dominado este diálogo entre los candidatos ha sido la regla de las frases hechas más que la discusión verdadera.

Debatir tiene como sentido fundamental el poner nuestras ideas y propuestas frente a nuestros contrarios y desde la propuesta lograr convencer y posicionarnos como la opción más viable; el considerar que un debate entre candidatos sea sólo una serie de monólogos concatenados, un espacio en donde cada quien trata de llevar agua a su molino sin asumir costos, ni ponerse en riesgo al establecer un verdadero diálogo hace que se abaraten los recursos de la democracia.

Sin embargo, hay algo que no podemos minimizar de la importancia de un debate de esta naturaleza, el que los candidatos nos den la cara, que si bien llegan con un discurso armado, la dinámica del desarrollo de la discusión nos muestre en ciertos momentos su rostro verdadero, su forma de afrontar la confrontación, de desarrollar sus argumentos, la solidez de sus ideas y la profundidad del conocimiento con el que abordan las distintas temáticas en cuestión.

Ver de frente a las tres opciones políticas mayoritarias en nuestro estado quizá nos dé un poco de más luz no sobre nuestra elección personal necesariamente, pero sí sobre lo que nos pone el futuro al frente en el gobierno de nuestro estado. Y es aquí en donde debemos de preocuparnos por la tibieza con que se han tocado las temáticas que más nos preocupan, enfrascados en discusiones de miras muy cortas, el asunto de la violencia y la lucha contra el crimen organizado, la cuestión del desempleo y la gravedad de nuestras economía local, todo ello parece estar muy lejos de los intereses de la polémica generada entre los candidatos.

No faltaron las acusaciones personales, los señalamientos estériles y la descalificación. Lo que nuestros candidatos nos han mostrado es, una vez más, la dinámica con que se mueve nuestro panorama político, los bajos estándares con que tasamos a nuestras opciones de gobierno, que al final, frente a la urna, quizá nos haga elegir nuevamente no entre las mejores opciones, sino sólo la menos mala de todas las que tenemos enfrente. El debate quizá no nos ha aportado un poco de más luz, sino al contrario, nos ha mostrado la gran oscuridad que tenemos por delante. Falta mucho más para que se clarifiquen las opciones que tenemos los chihuahuenses.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es [email protected] para sus comentarios. Gracias. Cd. Juárez, Chihuahua a 15 de Junio de 201



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles