Weekly News

Incidente diplomático por detenidas a petición de la FIFA

17 de junio de 2010.

DURBAN, Sudáfrica, 16 de junio.- La denuncia de la FIFA contra dos mujeres holandesas por supuesta publicidad encubierta, causó un incidente diplomático en el Mundial, donde por otra parte, el ya famoso balón "Jabulani" volvió al primer plano de las críticas.

Las dos mujeres, que fueron arrestadas el pasado lunes en el estadio Soccer City de Johannesburgo junto a otras 34 féminas, se encuentran en libertad bajo fianza pero tuvieron que entregar sus pasaportes a las autoridades, explicó a la AFP el portavoz de la policía, Vishnu Naidoo.

Las 36 mujeres llevaban minifaldas naranjas y fueron acusadas de llevar una vestimenta diseñada por una marca de cerveza holandesa no asociada al Mundial, para hacer publicidad encubierta.

Las minifaldas se regalaban con la compra de la cerveza Bavaria en Holanda, en el marco de una campaña mercadotécnica que aprovechaba la fiebre futbolística del Mundial, pero la FIFA, muy celosa de sus intereses publicitarios y de patrocinadores, consideró que hacían una campaña de marketing escondida.

"La FIFA presentó una denuncia contra las organizadoras de la emboscada mercadotécnica" pero "no se presentaron cargos contra" el resto de "mujeres implicadas", informó el portavoz de la Federación Internacional de Futbol (FIFA), Nicolas Maingot, en una conferencia de prensa.

Esta decisión ha suscitado la indignada reacción del ministro de Asuntos Exteriores holandés, Maxime Verhagen.

"Es un sinsentido que una pena de prisión esté planeando sobre la cabeza de dos mujeres por haber llevado faldas de color naranja en un estadio de futbol", dijo Verhagen, en un comunicado, en referencia a la posibilidad de que las mujeres puedan ser encarceladas en base a una ley sudafricana de protección de la propidedad intelectual.

"Si Sudáfrica o la FIFA quieren acusar a una firma por publicidad ilegal, deben iniciar un proceso jurídico contra la sociedad y no contra simples ciudadanas que llevan una falda naranja", añadió el ministro.

Este incidente ha venido a empañar un Mundial, contra cuyos gastos protestaron este miércoles un millar de personas en Durban antes del partido que España perdió por 1-0 ante Suiza.

Entre los manifestantes se encontraban agentes de la empresa de seguridad Stalion, encargada de la seguridad en los estadios, en huelga para pedir mejoras salariales, así como vendedores ambulantes a los que se ha prohibido instalarse en las inmediaciones del estadio, en parte, para proteger a empresas del Mundial.

"La FIFA tiene derecho a llevarse nuestro sustento. El gobierno tomó todo el dinero de los contribuyentes para (dárselo a) la FIFA", aseguró uno de los organizadores de la manifestación, Desmond D"sa.

Sudáfrica, que este miércoles anunció haber recibido cerca de 110 mil visitantes en los primeros días del Mundial, destinó unos 4 mil 300 millones de dólares para esta primera Copa del Mundo en territorio africano, a la que ha vuelto a rebotarle el asunto del balón oficial del torneo.

La FIFA tuvo que confirmar este miércoles que no ha previsto ninguna reunión para evaluar modificaciones al respecto, a pesar del descontento de muchos jugadores con el ya famoso "Jabulani" y su supuesto comportamiento extraño.

"Por lo que sé, no hay por el momento ninguna reunión prevista sobre el balón", declaró Maingot, después que el martes el seleccionador sueco de Costa de Marfil, Sven-Goran Eriksson, estimara, tras el partido contra Portugal (0-0), que el balón hacía movimientos extraños.

"Los porteros no están para nada contentos con esto. Es tarde para hacer algo sobre ello en este Mundial, pero tiene que ser debatido por las autoridades" en el futuro, concluyó el ex seleccionador de Inglaterra y México



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles