Weekly News

Reducir déficit y deuda en los próximos tres años, punto de acuerdo del G-20 al iniciar cumbre en Toronto

27 de junio de 2010.

Al ponerse en marcha ayer en Toronto la cumbre de los líderes de las 20 mayores economías del mundo (G-20), y en medio de un acalorado debate entre Estados Unidos y Europa sobre el camino a seguir ahora que la economía global comenzó a recuperarse de la peor crisis en varias décadas, se logró un consenso en torno a la necesidad de reducir los déficit y la deuda de los países en los próximos tres años para apuntalar la recuperación económica, sin embargo aún hay discrepancias sobre el monto del recorte.

En un lado del debate están países como Estados Unidos, que insisten en que el G-20 debe centrarse sobre todo en el crecimiento, una postura que comparten potencias emergentes como Brasil.

Por otro lado está la Unión Europea, con Alemania a la cabeza, que mantienen que el recorte del gasto público es el objetivo prioritario. Así lo dejó claro la canciller alemana, Angela Merkel, quien al final de la reunión del G-8 que concluyó horas antes del arranque del G-20, indicó que la economía global sólo logrará un crecimiento “duradero y sostenible” si los países consolidan sus finanzas “e implementan reformas estructurales al mismo tiempo”.

CRECIMIENTO. La propia Merkel mencionó que hay “consenso” en la necesidad de reducir el gasto y el primer ministro canadiense, Stephen Harper, que propuso recortar el déficit a la mitad para el 2013, calificó ese consenso de “fuerte”.

Por otra parte y previo a la reunión, el secretario del Tesoro de EU, Timothy Geithner, dijo que: “Las cicatrices de la crisis todavía están ahí. Por tanto, esta cumbre debe tratar fundamentalmente sobre el crecimiento”, indicó al agregar: “Nuestro desafío es que todos trabajemos para reforzar las perspectivas de crecimiento, por lo que el G-20 dejará que cada país decida cómo reparar su maltrecho presupuesto, con lo que: “Saldremos de la crisis a velocidades diferentes”.

DIVERGENCIA. A la espera de que los líderes del G-20 limen las asperezas en ese frente, otro de los asuntos polémicos es la propuesta para imponer un impuesto global a la banca o las transacciones financieras para financiar sus respectivos planes de rescate fiscal, y es que no todos los países estarán capacitados para contemplar esta medida, según un borrador de declaración dado a conocer ayer.

Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Francia lideran esa cruzada pero países emergentes como Brasil dejaron claro que no están de acuerdo.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles