Weekly News

Fiscales pierden pruebas y dejan libre a dos acusados de extorsión

30 de junio de 2010.

Por: Eddy Domínguez
Ciudad Juárez, Chihuahua.- Una mujer comerciante de la Central de Abastos, desesperada pide ayuda a medios de comunicación después que tres fiscales de la Subprocuraduría dejaron libre a dos presuntos delincuentes tras perder las pruebas y declaraciones que los responsabilizaban de ser los autores de extorsionarla con más de 15 mil dólares así como a otros tres comerciantes más.

Sin embargo por razones desconocidas el expediente de las investigaciones pasaron por tres fiscales diferentes y después el Subprocurador le informó que él confió en el ministerio público y no revisó el expediente, únicamente le ofreció una disculpa y le dijo que los fiscales pactaron con los abogados de los delincuentes que la señora no presentaría más cargos pero que la dejaran en paz, que no la molestaran yo lo que quiero es justicia dijo la señora.

“Ante estas acciones me siento indignada, yo confié en las autoridades en que se haría justicia y denuncie a los delincuentes como ellos pedían que hicieran, pero fallaron, como quieren que en los medios de comunicación se diga que no existen actos irregulares cuando ellos no hacen bien su trabajo por posible corrupción, omisión o incapacidad”, dijo la comerciante.

La mujer quien pidió se reservara su nombre por temor a que le hagan algo a ella y su familia, dijo que se atrevió a denunciar por que siente temor y una impotencia al saber que los extorsionadores fueron liberados por falta de prueba ya que los tres fiscales que llevaban el caso perdieron las pruebas para culpar a los acusados aun cuando ellos se declararon culpables y pidieron disculpas.

Señaló que todo inició en el mes de agosto del 2008 cuando recibió una llamada al celular, donde la amenazaron con a mátala a ella y a sus hijos si no les entregaban la cantidad de 50 mil dólares o quemarían su casa.

A lo que respondió que no contaba con esa cantidad de dinero por lo que solo reunía la cantidad de 10 mil dólares, dinero que entregó en la avenida Henequén y avenida de las Torres a unos cuantos metros de la estación de Policía Babicora.

Por tres meses la dejaron en paz, pero en el mes de noviembre volvió a recibir otra llamada, diciéndole que necesitaban más dinero y la amenazaron nuevamente, diciéndole como iba vestida y los colegios donde se encontraban sus hijos, en esta llamada no paso nada, fue hasta el 4 de enero del 2009 cuando recibió otra llamada, momento en que se encontraba en un rancho con sus familiares.

Ahí nuevamente le dijeron que se tuvieron que ir pero ya estaban de regreso y requerían otros 10 mil dólares de no ser así la matarían junto con sus hijos, posteriormente en el mes de marzo le marcaron a su celular nuevamente y fue hasta el 24 de junio que la amenazaron nuevamente.

Por temor a que le pasará algo se puso en contacto con el Subprocurador Alejandro Pariente quien le dijo que harían un operativo para detener a los extorsionadores, por lo que el 27 de junio le hablaron nuevamente, esta vez los delincuentes pidiéndole 500 dólares semanalmente.

Posteriormente acordó que el dinero le sería entregado el 28 de junio fecha en que fue detenido mediante un operativo encabezado por el Subprocurador, aquí le fue decomisado el dinero y el teléfono donde hacia las llamadas para extorsionar.

Posteriormente fueron trasladados a declarar ante un fiscal aquí los detenidos declararon ser los responsables de las llamadas telefónicas para extorsionar a la señora y tres comerciantes más de la Central de Abastos y se contaba con la evidencia de un teléfono celular comprobándose que era el mismo donde hacían las llamadas para extorsionar.

Sin embargo por razones desconocidas el expediente de las investigaciones pasaron por tres fiscales diferentes y después el Subprocurador le informó que él confió en el ministerio público y no revisó el expediente, únicamente le ofreció una disculpa y le dijo que los fiscales pactaron con los abogados de los delincuentes que la señora no presentaría más cargos pero que la dejaran en paz, que no la molestaran yo lo que quiero es justicia dijo la señora.

Asimismo dijo que uno de los fiscales tuvo el descaro de decirle a la mujer que los delincuentes que podría ir a la cárcel por difamación si llevaba el caso ante un juez pues no contaba con las pruebas acusatorias.

Finalmente dijo que también sostuvo una reunión con los mandos de la Policía Federal a quien le mencionó sobre el problema, pero nicamente le dijo que ellos tenían las manos atadas, que no podían hacer nada y únicamente le recomendó que si quería seguir con vida que se fuera a vivir a la ciudad de El Paso Texas.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles