Weekly News

Los jugadores son los responsables del tropiezo, apunta Blanc

6 de julio de 2010.

PARÍS, 6 de julio.- El nuevo seleccionador francés, Laurent Blanc, criticó con dureza la actitud de los jugadores franceses en el Mundial de Sudáfrica, pero señaló que a él no le corresponde sancionarles, sino que su responsabilidad es formar el mejor equipo porque será juzgado por los resultados.

"Los jugadores son responsables", subrayó en su primera conferencia de prensa como seleccionador Blanc, que a continuación precisó que no le corresponde "decir si habrá sanciones" porque "a mí lo que me interesa es formar el mejor equipo con los mejores jugadores. Tratar de inculcarles el mejor ánimo posible. Es mi deber y seré juzgado por los resultados".

Preguntado por si convocará a jugadores como Evra, Ribéry o Abidal si la Federación Francesa de Fútbol no los sanciona, respondió que estarán en la selección "si considero que son los mejores".

"Pero tal vez a la hora de elegir, habrá sanciones deportivas y jugadores que estaban presentes en Sudáfrica no estarán en mi lista porque no serán los mejores", añadió.

El que fuera campeón del mundo en 1998 con Francia y antiguo entrenador del Burdeos, dijo que lo que más le "chocó" del polémico paso de su selección por el Mundial "es la actitud del grupo, insisto, del grupo, en el entrenamiento (...) a 48 horas del partido contra Sudáfrica".

Aludía así a la negativa de los jugadores a entrenarse después de que se hubiera decidido la exclusión de uno de ellos, Nicolas Anelka, por haber insultado al seleccionador, Raymond Domenech.

"Creo que son muchos los responsables de esa decisión, sobre la que habían reflexionado y muy, muy mal", argumentó.

Blanc explicó que "después de lo que ha pasado" su trabajo será volver a construir "un núcleo duro a nivel deportivo y del estado de ánimo" porque el que había ya no existe.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles