Weekly News

Portero del Flamengo de Brasil asesinó a su novia, la destazó y la dio a comer a cuatro perros

11 de julio de 2010.

La Policía de Sao Paulo, Brasil, reveló ayer que la desaparición y muerte de la modelo Eliza Samudio, de 24 años, y ex amante de Bruno Fernandes Souza, portero del club de futbol Flamengo, el equipo más popular del país, fue cometido por el deportista, en complicidad con un familiar y dos amigos que la secuestraron, estrangularon y cortaron en trozos para alimentar a cuatro perros, reportó la prensa brasileña.

Según los medios brasileños, el portero del Flamengo y su amigo Luis Henrique Romao, se entregaron a la policía el miércoles pasado tras emitirse una orden de arresto en su contra, por la desaparición de Eliza, el pasado 4 de junio.

El futbolista, de 25 años, declaró ante las autoridades que no hizo nada malo y dijo que tiene la conciencia “tranquila”, destacó la cadena británica BBC.

Sin embargo, el jefe de policía encargado del caso, Edson Moreira, aseguró que un primo del atleta, que es menor de edad y que participó en el crimen, aportó datos y pruebas que implican al futbolista en el crimen.

Samudio, que desapareció hace cinco semanas, trataba de demostrar por la vía legal que Bruno era el padre de un niño de cuatro meses que ella dio a luz producto de un idilio con el futbolista, lo que a éste disgustó, derivando en altercados verbales y amenazas.

SECUESTRO. La policía informó, según las indagatorias, que Eliza fue secuestrada de un hotel en Río de Janeiro y estrangulada en una casa de campo en Belo Horizonte.

Las autoridades aseguran que el cuerpo de la joven fue cortado y que con algunas partes alimentaron a cuatro perros, mientras que el resto fue enterrado bajo concreto, según relató el menor al ser interrogado por la policía.

La policía arrestó también a la esposa de Fernandes, Dayane Souza, y a varios de sus amigos, a los que puso en calidad de sospechosos.

Según el Ministerio Público, los interrogatorios a los que fueron sometidos otros sospechosos les ayudó a corroborar lo que les dijo el primo de Fernandes.

CONSECUENCIA. Tras conocer el escandaloso asunto, el Club Flamengo canceló el contrato de Fernandes ( quien está preso en una cárcel de Río de Janeiro) y anunció que el abogado del club no actuará más en su defensa. Asimismo, La marca, una marca deportiva que patrocina al club, también rompió el contrato particular que tiene con el jugador.

Fernandes era portero del club de Río de Janeiro desde 2006 y capitaneó al equipo hacia el título brasileño el año pasado.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles